Una política de educación deficiente

La educación es un derecho fundamental, por lo tanto, debe ser defendido por los pueblos para garantizar su bienestar.

Opina - Educación

2017-12-26

Una política de educación deficiente

Si el objetivo de la Educación es construir esquemas mentales; mediante los cuales, se pueda garantizar que los estudiantes van a ser exitosos en su programa de vida, es necesario tener en cuenta que la aprehensión del conocimiento inicia en el vientre materno y se encuentra en su máxima expresión durante los primeros años de vida; por ello, hablar de Educación sin que el Estado asuma la responsabilidad del desarrollo socioafectivo sano de los niños en las primeras etapas de su existencia no es coherente.

Una de las fallas que posee el modelo de Educación es precisamente el olvido del componente sociocultural y contextual en la construcción del conocimiento; el cual, se solidifica en la primera infancia y un niño formado en un ambiente socioafectivamente deficiente va a tener dificultades de aprendizaje durante toda su vida.

Actualmente se clasifican las personas de acuerdo con el número de grados aprobados en la educación formal; sin embargo, empiezan a surgir estudios que claman por un modelo de formación que supere este concepto y se enfoque en programas de vida exitosos, democratización de la ciencia, desarrollo de la tecnología y lanzamiento de productos con tecnologías del futuro: Carbono Cero, amigables con la naturaleza.

Una política para la Educación debe dar énfasis a herramientas que le permitan al estudiante reconocerse, en primer lugar como ser humano en toda su complejidad, donde se promueva la creatividad y se respete el derecho a asumir posiciones personales ante la vida.

El conocimiento del ser humano implica que niños y jóvenes vayan entendiendo a cada nivel de su desarrollo los aspectos sociales del cómo funciona una comunidad y los aspectos físicos del cómo funciona su cuerpo

Una política de educación deficiente permite que la formación en estos niveles continúe influenciada por organizaciones políticas, culturales y religiosas que impiden, entre otras, una educación sexual formal donde se expliquen los roles de la mujer y el hombre entendiendo su comportamiento a través de la historia y fomentando el respeto entre ellos; a partir de allí, se debe incorporar al estudiante en los diferentes campos del conocimiento entrenándolo con capacidades y habilidades dirigidas a generar más y mejores oportunidades.

Los conceptos y las categorías del conocimiento se cristalizan en el terreno de la actividad práctica y es la respuesta del medio lo que establece su validez; es decir, hay conocimiento en la medida que el estudiante pueda hacer, diseñar o proyectar temas que puedan ser validados; por ello, la política de gobierno para la educación debe estar soportada fundamentalmente en el hacer.

Algunos ejemplos para ilustrar este tema donde el conocimiento impartido va de la mano con la validación correspondiente son:  el análisis crítico de situaciones vividas por la comunidad y su correspondiente debate; el conocimiento de planes, programas y actividades de desarrollo en la localidad y actuación como veedores ciudadanos; el conocimiento del perfil epidemiológico de la localidad e involucramiento en los programas de salud preventiva y la apropiación de las tecnologías mediante la construcción de equipos desde la primera infancia, entre otros por el estilo.

Es deficiente una política de educación que no contemple la administración pública como responsable de la formación ciudadana en los diferentes niveles del aprendizaje y no tenga la capacidad de minimizar los factores socioeconómicos que segregan y producen deserción.

En Colombia la poca inversión oficial en ciencia y tecnología está concentrada en algunas universidades y destinada fundamentalmente al conocimiento puro; por ello se observa un incremento en la participación de artículos publicados en periódicos científicos internacionales; mientras que, en el área de la tecnología siguen siendo muy pobres los desarrollos susceptibles de lograr una patente de invención.

A pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años para aumentar los desarrollos tecnológicos por parte de las universidades este valor sigue siendo muy bajo y la tendencia no es nada halagüeña. Mientras en el Brasil las universidades registraron más de 1.000 patentes de invención al año  sobre las 5.200 realizadas por inventores brasileños[1], en Colombia las universidades alcanzaron la cifra de 84 de las 248 patentes solicitadas por los inventores durante el 2016.

Por otro lado, de acuerdo con SCImago Institutions Rankings (SIR) las 5 mejores universidades en investigación científica en Colombia son: la Universidad del Rosario; que ocupa la posición 26 en Latinoamérica; le siguen la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad de los Andes, la Universidad de Antioquia y la Pontificia Universidad Javeriana cuya posición en Latinoamérica es la 92[2]; estos resultados muestran que a pesar de los programas del gobierno, la política de Educación en Colombia ha generado una relación deficiente entre la empresa y la universidad al punto que se puede afirmar que las empresas en general, no utilizan los desarrollos de las universidades; ni aún como fuente de información tecnológica.

El alejamiento empresa –  universidad y el pobre nivel de desarrollos tecnológicos por parte de las universidades indica la necesidad de realizar un cambio importante en la orientación de la educación. Se requiere de una reforma donde se implementen sistemas de enseñanza donde el conocimiento vaya de la mano con el “como se hace” y pueda garantizarse su validación, conduciendo a que la inversión en conocimiento se traduzca en nuevas innovaciones tecnológicas.

La inversión en ciencia y tecnología debe fortalecer el crecimiento de micro, pequeñas y medianas empresas fomentando nuevos desarrollos con tecnología propia susceptible de ser patentada; esto conllevará al desarrollo de una tecnología nacional y motivará el crecimiento de nuevos innovadores.

Un nuevo enfoque hacia el campo de la tecnología. La política para la educación debe estar enfocada en formar jóvenes y mujeres emprendedoras capaces de construir empresas innovadoras y liderar nuevos mercados preferiblemente con tecnologías del futuro “Cero Carbono”.

 

___________________

 

[1] http://www.inpi.gov.br/sobre/estatisticas/arquivos/publicacoes/boletim-ranking-2016.pdf

[2] http://noticias.universia.net.co/educacion/noticia/2016/07/05/1141481/5-mejores-universidades-colombianas-investigacion-cientifica.html

( 8 ) Comentarios

  1. Muy bueno, 100% de acuerdo con los planteamientos esbozados, además porque claramente debe haber priorización de la educación

  2. Interesante análisis sobre el impacto de la educación en la formación de las personas, desde la perspectiva de gobierno y triste confirmar que la ciencia y la investigación son la Cenicienta en Colombia.

  3. Este artículo de Miguel Hernando es un llamado de atención muy oportuno a la educación colombiana, a sus currículos inamovibles, a sus mitos y sus atavismos culturales. El humanismo, la paz y los derechos humanos se desterraron de las aulas y hoy, un bachiller colombiano recibe su grado en el limbo intelectual, cognitivo y lo peor, en el de su propio ser

  4. Gracias Miguel por sus valiosas reflexiones sobre las líneas que desde una política de Estado para lograr los cambios que el país requiere para elevar la calidad de la educación de su población. Es un tema que debe posicionarse como prioritario en la agenda de interés permanente de los colectivos sociales locales, regionales y nacionales prpcurando su articulación y sistematización progresiva y sostenida. Uno de estos colectivos, el conformado por Carlos Botero, José Antonio Durán ñ, Jahir Munévar y Héctor Pedraza lleva más de dos años desde que inicio sus reflexiones sobre el tema y estoy seguro de que abordará las suyas como especialmente recomendables para ser incorporadas al contexto a ser apropiado por parte de la mayor parte de los colectivos que en la actualidad y a futuro se continúen ocupando de tan importante asunto. Un abrazo.

  5. Gracias Miguel por sus valiosas reflexiones sobre las líneas que desde una política de Estado para lograr los cambios que el país requiere para elevar la calidad de la educación de su población. Es un tema que debe posicionarse como prioritario en la agenda de interés permanente de los colectivos sociales locales, regionales y nacionales prpcurando su articulación y sistematización progresiva y sostenida. Uno de estos colectivos, el conformado por Carlos Botero, José Antonio Durán , Jahir Munévar y Héctor Pedraza lleva más de dos años desde que inicio sus reflexiones sobre el tema y estoy seguro de que abordará las suyas como especialmente recomendables para ser incorporadas al contexto a ser apropiado por parte de la mayor parte de los colectivos que en la actualidad y a futuro se continúen ocupando de tan importante asunto.Estoy seguro de que más pronto de lo esperado podremos departir los cinco para continuar el ejercicio que tanto interés despierta.en nosotros y en miles de colombianos con inequívoca vocación de demócratas.
    Un abrazo.

  6. ReplyNorberto Herreño Velasquez

    Tristemente vemos cómo se desestimula la participación y el compromiso social para tener claro el concepto de gobernabilidad y respeto por los derechos de todos y cada uno, la cívica y la urbanidad consolidaban unos conceptos claros del desarrollo de la persona y el ciudadano, desafortunadamente al recortar estas materias vemos cómo día tras día se pierde la noción de responsabilidad social y civil en estás nuevas generaciones, todo esto debe ir de la mano con el desarrollo tecnológico pero que de alguna manera volvamos a mirar lo fundamental “El Ser Humano”.

  7. Miguel, siempre amigo, le felicito por tu capacidad de análisis de informarnos, esta muy acorde al momento que vivimos.

  8. Todo lo mencionado por el artículo es deseable, pero la matriz de todas esas realidades radica o debe reposar en la formación de los maestros y docentes, mientras existan profesores con mediocres principios y sin convencimiento de su responsabilidad en la creación y estructuración de una nueva sociedad, todo es pérdidad de tiempo y de energías. Así que el cámbio debe partir de la formación de docentes capáces e idóneos en su quehacer¡¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Miguel Pacheco
Gestor de Innovación y promotor de desarrollo basado en el crecimiento del ser humano y el respeto por la Naturaleza.