“Para ser feliz no se necesita tener pelo”: Ana María Ramírez

Ana María, siendo modelo de tallas grandes, es una mujer perseverante, empoderada, le encanta bailar y espera poder crear una fundación para personas con alopecia.

Infórmate - Cultura

2018-07-27

“Para ser feliz no se necesita tener pelo”: Ana María Ramírez

El mundo de la moda no es solo para mujeres altas, flacas y esbeltas, pues cada vez se rompen más los tradicionales estereotipos de belleza y marcas como Kinira Swimwear así lo demuestran.

Esta empresa antioqueña de vestidos de baño creada por las hermanas, Margarita y Carolina Mejía, elaboraba inicialmente trajes para mujeres con unas medidas estándar, pero tras analizar el mercado, se percataron de la importancia de crear piezas para personas de talla grande.  

Con esta idea de negocio participaron en 2014 en una convocatoria del concurso Capital Semilla de la Alcaldía de Medellín. Lograron ganárselo y, con los beneficios recibidos, constituyeron oficialmente la empresa y pudieron materializar todos los diseños.

Al año siguiente, participaron en Épica: Reto de Innovación, programa de Inexmoda y la Alcaldía de Medellín con el cual lograron posicionar aún más su marca e incrementar sus ventas. Sus vestidos de baño no solo los lucen las mujeres colombianas, pues ya han conquistado otros mercados, como por ejemplo las Islas Canarias (España).  

En esta versión número 29 de Colombiamoda, Kinira Swimwear, presenta su colección Raíces, inspirada en la herencia y el patrimonio de diferentes culturas del país. Ana María Ramírez, una venezolana, ahora también con nacionalidad colombiana, es una de las modelos que lució las nuevas creaciones de la marca.

“Soy la primera modelo curvi con alopecia, una condición que lo que hace es quitar el cabello, nada más. No todo es el físico, el estereotipo como tal. Yo creo que rompo con todo eso considerado como normal”, afirma Ana María.

Tiene 23 años y, en el segundo día de feria, luce con orgullo una camisa blanca. Mucha actitud y mi vida con alopecia son los mensajes que lleva plasmados en ella, porque como bien dice, “todos podemos lograr lo que queremos”, además, busca mostrarle al resto de personas cómo es la vida con esta condición que le fue diagnosticada cuando tenía seis meses.

“La alopecia se deriva en muchos tipos. La que yo tengo es la universal, que es como la más extensa, la de la pérdida de cabello en todo el cuerpo. Mi caso no tiene cura”, señala.  

Ana María es una mujer perseverante, empoderada, le encanta bailar y espera poder crear una fundación para personas con alopecia. Insiste en que la actitud lo es todo, además, tiene muy claro que para ser feliz no necesita tener pelo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Natalia Rodríguez Giraldo
Periodista de la Universidad de Antioquia con interés en el arte, la cultura y el desarrollo social.