¿Los derechos del andén o los derechos humanos de los vendedores ambulantes?

Hacen falta soluciones integrales a este fenómeno. Los vendedores ambulantes no merecen ser tratados como delincuentes.

Opina - Sociedad

2018-02-19

¿Los derechos del andén o los derechos humanos de los vendedores ambulantes?

A la Unidad Defensora del Espacio Público al parecer le importa más defender los derechos de un pedazo de andén que respetar los derechos humanos de los vendedores ambulantes. ¿Importan más los derechos del andén que los derechos humanos de los vendedores ambulantes? Así es nuestra querida Colombia.

He visto escenas indignantes de personas empobrecidas llorando y rogando para que la gente del espacio público no les decomise los productos que venden para ganarse la vida. Casi siempre son personas que viven en la extrema pobreza y que elaboran unos cuantos fritos y jugos con el fin de ganarse unos pocos pesos y no dejarse arrastrar al fondo de la quinta paila del infierno de la miseria; algunas son víctimas de desplazamiento, las cuales son reconocidas como seres humanos con derechos constitucionales especiales por su condición de vulnerabilidad y por la negligencia del Estado colombiano en la preservación de su seguridad integral. Yo sé que hay personas que desearían monopolizar el espacio de todos.

Pero, aunque los vendedores ambulantes desplazados cuentan con todos esos privilegios de orden constitucional, parecería que en ocasiones no se tienen en cuenta por los que defienden el espacio público. Deberían tener presente que prima el derecho al trabajo, como derecho fundamental, sobre el derecho al espacio público, así como el derecho al debido proceso, puesto que Colombia sigue siendo un Estado Social de Derecho.

Según el Banco Mundial, Colombia es el segundo país más desigual de América Latina; sin embargo la persecución judicial y la criminalización de la pobreza en el país aumentan con el nuevo Código de Policía. Es como si la gente empobrecida estorbara y en lugar de combatir la pobreza y la desigualdad social prefirieran esconder a los pobres y acaso acabar con ellos. Nos quitaron la justicia y nos dejaron la Ley, la ley del más fuerte, como dijo Eduardo Galeano.

Los ricachones que se piensan los dueños de las ciudades turísticas del Caribe colombiano creen que el turismo solo puede hacerse con mar, arena, sol y agua y escondiendo a la gente empobrecida, tal como hicieron en Cartagena de Indias en la pasada visita del papa Francisco. En lugar de construir con urgencia un moderno acueducto para la Bahía más linda de América, construyeron El Parque del Agua para que los turistas se bañen. Por lo visto el inmenso mar Caribe no les parece suficiente a los ingeniosos hidalgos de Santa Marta.

Yo sólo me opongo al desarrollo urbano que genera exclusividad y exclusión social; no odio el concreto, pues mi relación con él es, ha sido y será muy cordial. Estoy en total oposición a todo tipo de violencia contra los más débiles y, por supuesto, que tiendo a fraternizar con todos los que anden en el andén, los que estén mal por culpa de la injusticia, especialmente, porque yo mismo la he sufrido en carne propia.

Ya es hora de escuchar a la gente y tomarla en cuenta, como ocurre en las democracias de verdad. Hacen falta soluciones integrales a este fenómeno. Los vendedores ambulantes no merecen ser tratados como delincuentes. Es necesario realizar un censo de los vendedores ambulantes a nivel local y nacional y concertar mesas de trabajo con ellos para formalizarlos y reubicarlos. ¡Así que la persecución contra los vendedores ambulantes tiene que cesar ya!

( 4 ) Comentarios

  1. Don Fernan: se rumora que en los “andenes” más transitados como los puentes de TM y otros lugares muy concurridos hay “arrendadores” del espacio público que extorsionan a los vendedores humildes. Éstos serian obligados por aquellos a un “pacto de silencio”…

    • J. E. Carrillo G., creo que en cierta medida el asunto es como el perro que se muerde su cola. Yo escribí una frase (“Yo sé que hay personas que desearían monopolizar el espacio de todos”) en la que tuve la intención de abarcar en mi texto todo eso que usted señala. Sin embargo, las columnas de opinión son una forma breve de ensayar un asunto de la realidad, sin agotarlo. Mil gracias por su aportación. La valoro en su justa medida, créame.

  2. ReplyDiego Hernán Daza Hurtado

    Muy buen escrito para despertar lástima y desinformar. La realidad es otra, se trata del deber legal y constitucional de las autoridades de proteger el espacio público. No es el derecho del andén, es el derecho al espacio público, a la libre locomoción entre otros. El fenómeno de las ventas informales vá más allá de la consecución del sustento, es la ilegalidad, el no pago de seguridad social, impuestos, arriendo y salarios, son las mafias del espacio público, es el expendio camuflado de estupefacientes, armas y la receptación de elementos hurtados, es la cadena del contrabando, es el desorden y la falta de gobernabilidad, es el hecho que para muchos el estar en la informalidad es más cómodo y rentable.

    • En realidad, mi opinión sí es un llamado a la solidaridad; pero si a ello usted le llama despertar lástima, alguien está distorsionando deliberadamente el significado de las palabras. Asimismo, no es cuestión de desinformar, yo estoy opinando; más aún, quise contar parte de mi experiencia como un “rebuscador” de la vida que soy. Y estoy de acuerdo con usted, pues es apenas obvio que el andén no tiene derechos, por eso puse el título en modo interrogación. Yo sé que el andén no tiene derechos, sino los peatones, y no olvide usted que todos somos peatones, hasta los vendedores ambulantes. En todas partes hay de todo un poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fernán Medrano
Bloguero. Columnista. Booktuber. Autor en Amazon, Google Books. Publica vídeos en YouTube. Ha colaborado con TeleSURtv, HispanTV, Las2orillas, escritores.org, Mesa Redonda, Granma, NODAL, rebelion.org.