Las trabas del Acuerdo

A un año de la firma del Acuerdo Final de paz aún hay muchos vacíos en la implementación de cada uno de los puntos.

Infórmate - Conflicto

2017-11-23

Las trabas del Acuerdo

El 24 de noviembre de 2016 el Gobierno Nacional y las Farc firmaron el Acuerdo Final de paz, que ponía fin a más de seis décadas de conflicto con este grupo insurgente. En el Acuerdo se establecieron seis puntos a tratar y resolver entre las partes. Sin embargo, los avances en muchos de ellos han sido pocos y la paz, tal como se pacto, ha tenido reveses importantes.

  1. Política de desarrollo agrario integral: En este punto se deseaba ‘sentar las bases para la erradicación de la pobreza rural extrema y la disminución en un 50 % de la pobreza en el campo en un plazo de 10 años, la promoción de la igualdad, el cierre de la brecha entre el campo y la ciudad, la reactivación del campo y, en especial, el desarrollo de la agricultura campesina, familiar y comunitaria’. Para ellos, el gobierno seleccionó 16 territorios, compuestos por 170 municipios, como prioridad para empezar el proceso a través de los Programas de Desarrollo Rural con Enfoque Territorial (PDET). Dicho programa, en cabeza de la nueva Agencia de Renovación del Territorio, ha presentado retrasos y no cuenta con los recursos necesarios para poder generar un impacto positivo.

2. Participación política: Sin dudas uno de los puntos que más a despertado controversia en el país. Pese a la oposición de muchos sectores, la Corte definió los parámetros para que los ex combatientes puedan acceder a la política: estos compromisos van desde la dejación de armas, no incurrir en nuevos delitos y apartarse de los delitos de ejecución permanente, hasta la reparación de las víctimas y la entrega de los menores que formaron parte de la guerrilla. Es decir, que la reincorporación a la vida política está atada “al cumplimiento progresivo” de las obligaciones derivadas del acuerdo.

3. Solución al problema de las drogas ilícitas: En este punto se pretende la sustitución voluntaria de los cultivos de uso ilícito y la trasformación de los territorios afectados. Sin embargo, la efectividad de la estrategia de erradicación forzosa de por lo menos 50 mil héctareas de cultivo de coca, ha sido altamente cuestionada por varios sectores. Por ejemplo, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz – Indepaz, señala en un informe: “En los pocos meses de implementación encontramos que en todas las regiones en las cuales las Farc tenían influencia y conexión con las economías cocaleras hoy hay un verdadero tsunami social buscando caminos de reconversión en economías legales. Y ese tsunami abarca también muchas otras zonas en las cuales no era importante la presencia de las Farc”. Por lo que concluye, que si bien la meta se podría cumplir, el impacto de beneficiados por sustitución de cultivos sería muy poco.

4. Sobre las Víctimas del conflicto: Si bien la Unidad para las víctimas, en cabeza de Yolanda Pinto, calificó el fallo de la Corte frente a la Jurisdicción Especial para la Paz como un triunfo para las víctimas, aún existen preocupaciones sobre este punto del Acuerdo. La Contraloría, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo expresaron su “preocupación por la falta de claridad acerca de cómo serán incluidas o tenidas en cuenta las propuestas de las víctimas en la reforma política”, así mismo por la financiación de la Política de Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

5. Fin del Conflicto: Quizá el punto con mayor claridad. El 27 de junio de 2017, con un acto protocolario desde Mesetas, Meta, las Farc dejaron de existir como grupo guerrillero y oficializaron, junto a Naciones Unidas, la dejación de las armas. En total se entregaron 7.132 armas individuales.

6. Implementación,verificación y refrendación: A parte del plebiscito, este punto hablaba sobre un sistema robusto para hacerle seguimiento y verificación al cumplimiento de la implementación, incluyendo un acompañamiento internacional, por parte de una Misión de la ONU, que en cabeza de su director Jean Arnoult, ha manifestado su preocupación por la actual situación que se vive con la implementación de los acuerdos de paz con las Farc y el supuesto incumplimiento del Estado y la desconfianza de los excombatientes, que ha generado que muchos se retiren de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (Etcr).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Oreja Roja
La Oreja Roja es un medio alternativo, de opinión e información general, sin sesgos políticos ni económicos. Nuestro interés es defender la libertad de expresión como representación máxima del deber ser del periodismo, uno que desde siempre ha estado llamado a ser incluyente, ciudadano y defensor de la democracia liberal y social.