La carrera contra reloj de la Agenda de la Paz

El Gobierno tiene radicadas 11 iniciativas, dos enmiendas constitucionales y nueve proyectos de ley que deben ser aprobados en el Congreso antes del 30 de noviembre.

Infórmate - Judicial

2017-11-07

La carrera contra reloj de la Agenda de la Paz

El Gobierno tiene radicadas 11 iniciativas, dos enmiendas constitucionales y nueve proyectos de ley, entre ellas una ley estatutaria que deben ser tramitadas por el Congreso antes del 30 de noviembre. Y aunque con el Fast Trak se bajó de 8 a 4 debates la discusión de una reforma y para una Ley estatutaria de una a dos semanas, el Congreso y el Gobierno están en una carrera contra reloj para lograr cumplir con algunas de las cosas pactadas en el Acuerdo de Paz.

Estás son algunas de las tareas pendientes:

  1. Reforma Política: El martes 7 de noviembre, la Cámara de Representantes estaría terminando de votar el artículo de la vigencia, el cual el miércoles pasado no logró el quorum. La reforma política busca modificar algunas de las características electorales vigentes. Sin embargo, esta reforma ha sido ampliamente criticada, por ejemplo, la MOE el proyecto “no hace ni más moderno el sistema electoral ni ayuda a ampliar la democracia territorial para que esta sea más inclusiva. Al contrario, en áreas como la arquitectura del sistema electoral, la representatividad territorial, el seguimiento a la financiación de las campañas y la ampliación de espacios de participación política de la mujer, retrocede frente a lo propuesto por la MEE en abril de este año“. Por ahora una vez terminada la discusión en la Cámara, el Senado tiene no más de 11 días hábiles para discutir y aprobar la reforma.
  2. Circunscripciones de paz: Esta reforma tiene como objetivo  la creación de 16 curules a la Cámara de Representantes para igual número de territorios ubicados en las zonas del país más impactadas por la guerra. De ser aprobado, tan sólo restaría que el presidente de la República lo promulgue.
  3. Ley de la JEP: La Jurisdicción Especial para la Paz, es un instrumento ideado en Colombia para analizar la situación de los connacionales, inmersos como actores activos, en la guerra, y tiene como objetivo final brindar verdad a las víctimas del conflicto. La discusión del proyecto en el Senado ya inició donde se discuten los impedimentos. Sin embargo, en la Cámara aún no está programada.
  4. Ley de regulación de tierras y Ley de adjudicación de baldíos: Estas Leyes establecen los mecanismo para la adjudicación de las tierras, así como las herramientas para el tratamiento de los terrenos baldíos. Sin embargo, hasta el momento ninguna de las dos tiene ponencia por lo que no han  llegado a las plenarias del Senado y la Cámara.
  5. Sistema de innovación agropecuaria: ‘Tiene por objeto la creación y puesta en marcha del Sistema Nacional de Innovación Agropecuaria para lograr que las acciones de investigación, desarrollo tecnológico, transferencia de tecnología, gestión del conocimiento, formación, capacitación y extensión soporten efectivamente los procesos de innovación requeridos para mejorar la productividad, competitividad y sostenibilidad del sector agropecuario colombiano’. Esta ley ya se discutió de forma conjunta en las comisiones quintas del Senado y la Cámara, pero por el momento no está agendada en la Cámara.
  6. Otras: Así mismo, el Congreso hace trámite a otras iniciativas como:  ley de sistema catastro multipropósito, ley cuatrienal de implementación del acuerdo, ley de garantías electorales, ley de pequeños cultivadores y la ley de sometimiento de organizaciones criminales.

Uno de los problemas de esta carrera contra reloj ha sido la falta de quorum, ya que los miembros de los partidos Centro Democratico y Cambio Radical, se han ausentado del recinto al momento de las votaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Oreja Roja
La Oreja Roja es un medio alternativo, de opinión e información general, sin sesgos políticos ni económicos. Nuestro interés es defender la libertad de expresión como representación máxima del deber ser del periodismo, uno que desde siempre ha estado llamado a ser incluyente, ciudadano y defensor de la democracia liberal y social.