Elecciones 2019: la preocupación de los mismos con los mismos

La respuesta de las ciudadanías libres no debe ser otra que defender las elecciones locales de 2019 y organizar de manera unificada propuestas nuevas con visión de país equitativo, justo, socialmente educado y con oportunidades.

Opina - Política

2018-10-23

Elecciones 2019: la preocupación de los mismos con los mismos

Esta semana se produjo una noticia en los medios de comunicación que agitó la opinión pública y las redes sociales: en la Cámara de Representantes se aprobaba en primer debate la ampliación de periodos legislativos a alcaldes y gobernadores por dos años y medio más.

La polémica propuesta, que generó de inmediato rechazo en varios sectores políticos y en la sociedad civil, se dio bajo el argumento de igualar los procesos electorales locales con el proceso nacional electoral buscando, según algunos, ahorrarle costos a la nación, generar una armonía entre los procesos electorales y una serie de improperios que voces como la de Humberto De La Calle, Clara López, Gustavo Petro, Paloma Valencia y muchos más líderes de la política nacional rechazaron, porque esta “leguleyada” no tiene ningún sustento jurídico y tampoco lógico.

Revisando las columnas de opinión de los principales medios del país, leía un artículo del premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz. Dicha columna titula “Elecciones intermedias en Estados Unidos: la gente contra el dinero” y es que en ese país se preparan para las elecciones del próximo mes de noviembre, en las cuales según analistas, se espera que el electorado estadounidense adopte una postura anti Trump, o como decimos en Colombia, que le cobren a la administración y a su partido las actuaciones y medidas antidemocráticas racistas y sectarias que han mostrado en lo que va de su elección.

Analizando el caso de las elecciones del próximo año en Colombia y la propuesta de prolongación de los periodos de alcaldes y gobernadores que evitarían tener comicios en nuestro país el próximo año, de inmediato se infiere que algunos sectores políticos están preocupados por el futuro de sus partidos. En ese mismo sentido, el artículo de Stiglitz demuestra que las élites políticas en Estados Unidos y en Colombia tampoco deben estar tranquilas porque “vendieron humo” a un electorado que día tras día es más escéptico.

Nuestras últimas elecciones en Colombia demostraron que los ciudadanos quieren un cambio, que están cansados de la política tradicional y eso se puede comprobar mirando los resultados de los comicios para Congreso de la República, donde las bancadas alternativas crecieron y llegaron nuevas fuerzas como los Decentes, quienes participan por primera vez.

Asimismo, podemos hablar de las elecciones presidenciales, donde el candidato alternativo Gustavo Petro logró superar los ocho millones de votos, y la consulta anticorrupción, que consiguió sentar un precedente de más de once millones de colombianos que rechazaron la corrupción y pidieron un castigo para la clase política tradicional por corrupta.

Lo cierto del caso es que la ciudadanía en las calles cada día es más informada, atenta y está cansada de los mismos con las mismas. Por eso la respuesta de las ciudadanías libres no debe ser otra que defender las elecciones locales de 2019 y, organizar de manera unificada, propuestas nuevas, proyectos políticos con visión de país equitativo, justo, socialmente educado y con oportunidades para todos y todas y no solo para esa franja pequeña que se creen dueños de nuestra patria.

 

Foto cortesía de: Semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Daniel Castro
Activista por la Paz y la Vida, columnista y estudiante de vigésimo noveno semestre de Economía que cree que sí podemos ser un país con justicia social.