El día que la ciudadanía puso a tambalear al grupo AVAL

El pueblo se unió y las nuevas tecnologías sirvieron de trincheras: los grandes imperios económicos también tiemblan, cuando la ciudadanía está unida.

Opina - Sociedad

2018-12-05

El día que la ciudadanía puso a tambalear al grupo AVAL

Las redes sociales han sido una herramienta de la ciudadanía para manifestar inconformidad, debatir y sacar adelante causas comunes como lo fue la primera árabe, el movimiento 15 M, tumbar la reforma a la Ley 30 en Colombia, decir NO a la Ley Lleras, visibilizar el escándalo Odebrecht, apoyar la Consulta Anticorrupción y cuestionar las acciones de Luis Carlos Sarmiento y su grupo AVAL.

Hace unos días surgió una ola de inconformidad en redes sociales tras revelarse algunas pruebas en las que mostraban el probable vínculo de Luis Carlos Sarmiento Ángulo con el escándalo de Odebrecht, donde funcionaba una cadena de sobornos y coimas para garantizar licitaciones de obras tan importantes como la Ruta del Sol, entregando alrededor de 11 millones de dólares a políticos y empresas como Corficolombiana, filial del dueño del grupo Aval.

Tras diversos mensajes de tuiteros motivando al resto de la ciudadanía para cancelar sus cuentas en bancos vinculados a Aval, el Superintendente Financiero, Jorge Castaño y la Vicepresidenta de la República salieron a medios de comunicación como “delegados y defensores” del emporio Sarmiento para señalar y amenazar con investigaciones penales a quienes estuvieran generando un supuesto “PÁNICO ECONÓMICO”, por provocar desconfianza en el sistema bancario.

Como si se tratara de sus propios intereses, los dos personajes defendieron a capa y espada el dinero de quien está convencido de que el país es su hacienda.

Pero se encontraron con una gran sorpresa, la ciudadanía sin miedo de expresarse decidió ejercer su derecho de protestar pacíficamente en contra del sistema y estatus quo, demostrando así que la defensa de las causas y luchas comunes si son posibles en la época en que anulan a las personas con el poder politizado o económico como acción criminal, disfrazada de “justicia” e institucionalidad.

No tenemos miedo, ni estamos intimidados. Cada día nos damos cuenta de que somos más los colombianos que estamos cansados y hastiados de la corrupción, de quienes manejan el país a su antojo y se escudan bajo el manto de la moralidad.

No es un delito protestar, lo canalla es robar.

#NOAlGrupoAval #NoNecesitoTuAval

Total apoyo @MafeCarrascal

( 2 ) Comentarios

  1. NO TENEMOS MIEDO LOS COLOMBIANOS, ESTAMOS CANSADOS QUE NOS ROBEN, NOS LIMITEN, AHORA QUE NOS RESPETEN.

  2. ReplyRafael Enrique Palacios Correa

    Debemos viralizar las invitaciones que se hacen para defender los intereses del pueblo y de lo público. En el caso en donde se pretende judicializar a Gustavo Petro, es nuestro deber viralizar la invitación a sacar nuestros dineros de las entidades pertenecientes al grupo AVAL, es alli donde realmente le duele, el bolsillo, lo mismo el bloqueo a los medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Daniela Sierra Toro
Politóloga en formación /Cuyabra/ Activista/ Con un país de motivos para luchar/ Opiniones personales/