Colombia: sede Cumbre Mundial Anticorrupción

La Cumbre Mundial Anticorrupción se realizará en uno de los países más corruptos del mundo, con casos de corrupción donde están metidos el Fiscal General, el hombre más rico del país, y hasta el mismísimo Presidente.

Opina - Política

2018-12-04

Colombia: sede Cumbre Mundial Anticorrupción

Sí, señoras y señores. No es una noticia de actualidad panamericana, esta semana el director de la Policía Judicial e Interpol Jorge Luis Vargas hizo el anuncio oficial: nuestro país será el epicentro donde se discutirá el fenómeno que irónicamente nos afecta fuertemente, y el cual nos convierte en el vivo ejemplo que NO se debe seguir.

El pasado 26 de agosto del año en curso, la población colombiana salió a las urnas para votar la Consulta Anticorrupción, que básicamente lo que buscaba era meter en cintura a políticos corruptos y evitar que se siguieran dando las malas prácticas que hoy realizan nuestros “padres de la patria” y la mayoría de funcionarios públicos que en el país manejan el erario.

Pero es necesario recordar que con casi 12 millones de colombianos pidiendo ser aprobadas las reformas de la Consulta, no se pasó el umbral, lastimosamente.

Pero, ¿qué es la corrupción? Según la RAE, corrupción es la práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de las organizaciones, especialmente las públicas, en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores.

Entonces después de ver la definición de corrupción, y analizando informes de los entes de control, este fenómeno clientelista en nuestro país desangra el presupuesto nacional anual en 50 billones de pesos, monto que podría fácilmente cubrir el déficit fiscal y nos evitaría tener que ponerle IVA a la canasta básica familiar o sacrificar la clase media con más carga tributaria.

Pero la práctica clientelista o la corrupción causa efectos perversos en la sociedad. En nuestro país cada que se roban los dineros del Estado afectan gravemente los programas sociales, ya que nuestros políticos no solo se apropian del erario, sino que para ocultar sus cagadas recortan esos dineros en el presupuesto de los temas sociales.

En la Guajira por ejemplo, según la Corte Constitucional, en los últimos ocho años han muerto 4.770 niños por desnutrición (pura y física hambre), una lamentable cifra que nos muestra el resultado fatal de estas malas prácticas, y eso que es por poner solo un caso y faltaría mirar los que se registran en el Chocó y en todo el pacífico nariñense que son territorios, que al igual que la Guajira, están siendo saqueados por los políticos corruptos.

Pero la corrupción no solo se da en la política. En instituciones como la Policía se han descubierto casos de integrantes de estas instituciones que están en una nómina paralela de las organizaciones criminales al margen de la ley.

En las altas cortes, por ejemplo, el cartel de la toga. No podemos pasar de largo el nido de corrupción que es la contratación pública a nivel de corporaciones públicas (concejos, asambleas) y cargos uninominales como las alcaldías y las gobernaciones.

En resumen, la Cumbre Mundial Anticorrupción se realizará en uno de los países más corruptos del mundo, y eso no lo digo yo, según informes de transparencia internacional 2017 Colombia está en el puesto 96 entre 180 países siendo uno de los más corruptos del mundo con 37 puntos.

Y esto, gracias a casos como los de Odebrecht, que es el escándalo más grande de corrupción de la historia de Colombia y en el cual está metido el Fiscal, el hombre más rico de Colombia (Sarmiento Angulo), y hasta el mismo presidente, que a propósito, imaginen cómo estará de untado, que en la terna para escoger fiscal AD HOC que pasó, puso hasta a la secretaria jurídica de la presidencia, o sea su secretaria, para que lo investigue.

¡Somos un chiste!

Foto cortesía de: Las2orillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Daniel Castro
Activista por la Paz y la Vida, columnista y estudiante de vigésimo noveno semestre de Economía que cree que sí podemos ser un país con justicia social.