A propósito de Honduras…

El modelo de país implementado por los gobiernos de Honduras es el mismo implementado por Colombia: el neoliberalismo, un modelo que cayó en crisis en 2008 y, que aunque sigue imperando, está en un crecimiento anémico.

Opina - Política

2018-11-08

A propósito de Honduras…

Somos testigos de una aterradora realidad de la población hondureña, más de 7 mil personas, entre niños, jóvenes, mujeres, estudiantes y hasta profesionales han emprendido un camino de exilio forzoso para intentar olvidar la profunda crisis de su país, y así lograr brindarles a sus familias lo que el Estado les ha negado: dignidad humana.

Y es que la inseguridad, la violencia y el desplazamiento interno son “una realidad palpable” en el país centroamericano. Pero más allá de estas problemáticas y haciendo un análisis profundo de esta crisis humanitaria, casi censurada por los medios nacionales más influyentes como RCN y Caracol, podemos entender por qué está sucediendo.

Es así como vamos a determinar los factores. Honduras es un país con alrededor de 9 millones de habitantes, dominado por una élite político-empresarial de extrema derecha y que dejó mucho que desear en las últimas elecciones presidenciales realizadas en noviembre de 2017, en donde al parecer se imponía el candidato alternativo Salvador Nasralla con más de 5 puntos por encima del conservador Juan Orlando Hernández (candidato a reelección) escrutadas alrededor del 80% de las actas.

Pero, para sorpresa del mundo entero, dos semanas después —sí, ¡dos semanas!— y, en contra de las estadísticas electorales, declaran como ganador al candidato a reelección, el ahora presidente Juan Orlando Hernández.

Ese modelo de país que ha imperado en la ideología conservadora y de extrema derecha que profundiza Hernández, ha dejado a merced del mercado todos los derechos sociales, tanto así que el 90% de las empresas públicas están privatizadas, la precariedad laboral rodea casi el 70% de su población, la educación pública y la salud están “sin recursos”, y los líderes sociales a diario están siendo silenciados.

Y aprovecho para recordar en estas líneas a Berta Cáceres, la gran activista por los DD.HH. y el medio ambiente, que fue condecorada con el premio Goldman, uno de los más prestigiosos del mundo para ambientalistas, tanto fue su lucha activista que logró que grandes multinacionales chinas y el Banco Mundial abandonaran la construcción de un polémico proyecto hidroeléctrico, pero para dolor de Honduras y, del mundo entero, su vida tuvo punto final, pues fue asesinada a principios de 2016.

Ahora bien, sumándole las álgidas cifras arriba mencionadas, debemos añadirle que según el Instituto Nacional de Estadística (INE), las personas en condición de pobreza representan el 68% de la población, más de seis (6) millones de personas. Y de este colectivo, el 44%, es decir, 3,9 millones viven en la pobreza extrema, a lo que se suma otra realidad, el subempleo es del 56% y del total de asalariados, el 75% recibe menos de la remuneración de subsistencia.

¡Tremendos números como para no escandalizarse, aunque no muy lejanos de los nuestros en términos de proporción de población!

Es así como podemos determinar que el modelo de país implementado por los gobiernos de Honduras, es el mismo implementado por Colombia: el neoliberalismo, un modelo que cayó en crisis en 2008 y, que aunque sigue imperando, está en un crecimiento anémico, lo que quiere decir que no podrá levantarse y debe cambiarse, de lo contrario, la población será la afectada, ya que no se puede concebir que el Estado funcione como una empresa, que es lo que intrínsecamente establece el lineamiento del consenso de Washington.

Y aunque Colombia es el país más desigual de la región, su política económica sigue la misma línea y solo se ha podido defender los derechos sociales por la resistencia de los movimientos sociales en la calle y una minoría parlamentaria que con argumentos defiende las posturas de un bienestar general y no particular, de lo contrario, el panorama sería más negro de lo normal.

Me surgen estas preguntas: ¿por qué RCN y Caracol no han hecho el mismo despliegue mediático con esta grave crisis en Honduras y solo siguen hablando de Venezuela? ¿Por qué no hablan de la crisis del neoliberalismo y sus consecuencias en los países que lo han profundizado y solo hablan de Cuba?

¿Por qué el Joven Iván Duque no se pronuncia con la misma vehemencia contra el presidente hondureño como lo hace con el presidente de Venezuela?

Para terminar, envío toda mi solidaridad al pueblo hondureño, a los compañeros y las familias que están resistiendo la asfixia de gobernantes indolentes, recordemos que la resistencia social viene siempre de la mano de una gran victoria electoral.

¡Mucha fuerza al pueblo Hondureño!

Foto cortesía de: La Prensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

José David Lozano
Mercadologo / Ciencias Económicas. Especialista en Estudios Políticos. Candidato a Magister en Gobierno. Consultor. Ambientalista, animalista y apasionado por el teatro y las culturas.