Se suicidó hijo mayor de Fidel Castro

Fidel Castro Díaz-Balart, hijo mayor del expresidente de Cuba Fidel Castro, se suicidó este jueves en La Habana, según informó televisión estatal y el sitio oficialista Cubadebate.

 

Infórmate - Internacionales

2018-02-02

Se suicidó hijo mayor de Fidel Castro

Según informes, el primogénito “venía siendo atendido por un grupo de médicos desde hace varios meses con motivo de un estado depresivo profundo”; además, señalan que el hijo de Castro, de 68 años, como parte de su tratamiento, “requirió inicialmente un régimen de hospitalización y luego se mantuvo con seguimiento ambulatorio durante su reincorporación social”.

La prensa oficial cubana lo mencionó por última vez en octubre del año pasado, cuando indicó que había viajado a Japón para participar en un foro de Ciencia y para entrevistarse con ejecutivos de Nikon y Shimadzu.

Fidel Castro Díaz-Balart nunca ocupó un cargo político en el gobierno de la isla y en el momento de su muerte era vicepresidente de la Academia de Ciencias de Cuba y asesor científico del Consejo de Estado, el órgano de gobierno de Cuba.

Castro Díaz-Balart (1 de septiembre de 1949, La Habana) fue el único hijo de Fidel Castro con su primera esposa, Mirta Díaz-Balart, una joven de una prominente familia habanera de la que se divorció en 1955. Tenía cinco hermanastros reconocidos, hijos de Castro con su segunda esposa, la maestra Dalia Soto del Valle, y otra hermanastra, Alina Fernández Revuelta, hija de Fidel Castro con su amante Naty Revuelta. Por vía materna era primo de dos relevantes políticos anticastristas de Florida, Mario y Lincoln Díaz-Balart.

Conocido popularmente como Fidelito y de gran parecido físico con su padre, el caudillo de la revolución cubana, era ingeniero nuclear –el primer cubano con ese grado– y se había especializado en la materia en la Unión Soviética, donde por cuestiones de seguridad cursó estudios y obtuvo sus títulos bajo el seudónimo José Raúl Fernández. También era asesor científico del Consejo de Estado de Cuba y vicepresidente de la Academia de Ciencias de Cuba. Tenía tres hijos de su matrimonio con la rusa Olga Smirnova, Fidel Antonio, Mirta María y José Raúl.

Se doctoró en Ciencias Físico Matemáticas por el Instituto de Energía Atómica I. V. Kurchatov, uno de los principales centros de investigaciones atómicas soviéticos, del que fue investigador. En 1974 se graduó suma cum laude en Física Nuclear por la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú.

De 1980 a 1992 fue Secretario Ejecutivo de la Comisión de Energía Atómica de Cuba. El hijo de Fidel Castro Ruz (1926-2016) fue el responsable de desarrollar la Planta Nuclear de Juraguá (al oeste de la bahía de Cienfuegos), una ciudad nuclear que no llegó a ser completada por el colapso de la Unión Soviética y hoy permanece abandonada

El final de aquel enorme proyecto, la inversión más ambiciosa de la Cuba socialista comandada por su progenitor, fue la gran frustración de su carrera. En 1992 Granma anunció su destitución al frente de la Secretaría de Asuntos Nucleares y poco después su padre afirmó que se debió a su “ineficiencia en el desempeño de sus funciones”. Desapareció del escenario hasta 1999, cuando fue nombrado asesor en el Ministerio de la Industria Básica, cargo que compatibilizó con la divulgación científica como físico nuclear. En los últimos años había centrado sus intereses científicos en el campo de la nanociencia.

Su contacto con su padre en sus años de crecimiento y formación fue limitado, como reconocía en 2013: “No es un secreto que en los años de mi adolescencia y primera juventud en Cuba había una situación muy compleja (…), e indudablemente tanto él como los otros principales líderes tenían poco contacto. No tenían la posibilidad que tiene un ser humano normal de llegar a la casa tranquilo“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Oreja Roja
La Oreja Roja es un medio alternativo, de opinión e información general, sin sesgos políticos ni económicos. Nuestro interés es defender la libertad de expresión como representación máxima del deber ser del periodismo, uno que desde siempre ha estado llamado a ser incluyente, ciudadano y defensor de la democracia liberal y social.