Que no nos compren la conciencia

Opina - Ambiente

2017-03-25

Que no nos compren la conciencia

A poco tiempo de conocer los resultados de la consulta popular minera en Cajamarca, la tensión e incertidumbre crece gradualmente, pues este pequeño pueblo que es conocido no sólo por su bello paisaje, sino por ser una gran despensa agrícola en Colombia, decidirá sobre el futuro de uno de los más grandes proyectos mineros del mundo —La Colosa—, pero no sólo eso, sino también tendrá la oportunidad de elegir cuál es el futuro que quiere dejarle a las nuevas generaciones, no sólo de Cajamarca sino del Tolima.

El domingo los cajamarcunos más que nunca, deben estar unidos defendiendo su territorio, su futuro, su vida y su sustento porque, a fin de cuentas, lo que se juega en esta consulta no es sólo el desarrollo del pueblo, sino los recursos naturales, la vida misma.

AngloGold Ashanti (AGA) es la empresa que con base en mentiras engaña a los cajamarcunos con falsas esperanzas de desarrollo y progreso, y esto permite que entre unos y otros se acreciente el odio y por medio de la desinformación se sentencie el futuro de un pueblo que primero soñaba unido y trabajaba por su bienestar.

El proyecto La Colosa ha sido objeto de grandes críticas y no es de esperare, pues si bien más que desarrollo traerá a Cajamarca grandes pérdidas en materia ambiental. Según algunos estudios, AngloGold utiliza 1,7 litros de agua por segundo en sólo las actividades de exploración, las cuales también radican en la perforación del suelo y la remoción de la vegetación —mejor dicho: destrucción de la capa vegetal—. En la fase de explotación, se estima que AGA use 300 litros de agua por segundo, cantidad que, según analistas, podría usarse para abastecer a 67.200 habitantes por día.

También se prevé un dique o una presa en la que se almacenarán los desechos tóxicos por la actividad, dicha estructura tendría una altura próxima o superior a la de la Torre Colpatria en Bogotá, lo cual permite un grado de oposición más fuerte en este tema por los analistas y promotores ambientales. No olvidemos el desastre ambiental que tuvo lugar en Brasil, donde por una rotura, una presa de lodo tóxico dejó fluir alrededor de 32 millones de metros cúbicos (m3) de desechos por una distancia de 640 kilómetros a lo largo de un río, dejando como consecuencia la muerte de trabajadores, habitantes, animales y vegetación. ¿Acaso no queremos aprender de la realidad de otros?

Imagen cortesía de: El Espectador

Cifras y más cifras van llegando y alarmando a la comunidad sobre su decisión. Vuelvo y repito, en la consulta del domingo no se juega el desarrollo de Cajamarca, sino se juega la vida, el agua y el territorio. Es hora de que Cajamarca demuestre de qué está hecho: de gente humilde que prospera unida, y así todos juntos derroten en las urnas los intereses oscuros que trae la multinacional.

No es de esperar la sucia campaña que se emprende para beneficiar los intereses de esta empresa que quiere arrasar con un pueblo entero que vive del campo, con gente humilde y trabajadora. Precisamente, unos días atrás se conocieron las denuncias de posibles intenciones de sabotear la participación de los cajamarcunos el próximo domingo mediante viajes e intercambio de cédulas por dinero; que no nos compren la conciencia. También, la Registraduría anunció la reducción del número de mesas electorales disponibles para ese día, lo que significaría una lenta jornada electoral y una falta de garantías.

Cajamarca, el domingo, será el protagonista principal y fiel testigo de lo que su decisión implicará después de aquel día. Hay quienes de manera soberbia cuentan las cosas como no son, juegan con las ilusiones de la gente y convierten la esperanza en el mejor fuerte para dar beneficio a una ruin acción. Que el 26 de marzo sea recordado como el día en que el municipio de Cajamarca unido dijo: ¡No a la mina, sí a la vida!

 

 

Gustavo Malagón
Administrador de empresas, activista y crítico. Aquí se habla de política y negocios. Ex - representante estudiantil.