¿Por qué se están regresando los venezolanos?

Vinieron buscando solidaridad, una mano amiga, pero encontraron un país xenófobo, que en muchos casos los discriminó llamándolos “venecos”, que los mercantilizó políticamente llevando un testimonio de las consecuencias del famoso “Castrochavismo” y que luego los desechó.

Opina - Política

2018-11-15

¿Por qué se están regresando los venezolanos?

Desde hace varios años la frase “Nos vamos a volver como Venezuela” ha sido el caballito de Troya con el que muchas candidaturas presidenciales, como la de Iván Duque en Colombia, han triunfado; incluso para ir un poco más allá de ejemplos latinoamericanos, Donald Trump utilizó la misma salvaje e incoherente afirmación contra los Demócratas en las pasadas elecciones legislativas realizadas en EE.UU.

En Colombia, el Centro Democrático usó vallas con frases tales como “No quiero vivir como venezolano”, además de demostraciones exageradas como la de María Del Rosario Guerra en la frontera realizando un Facebook live en el cual documentaba el sufrimiento de muchos ciudadanos venezolanos dejando todo atrás en su país, o la icónica foto de Marta Lucía Ramírez frente a un estante de supermercado vacío.

Este tipo de acciones incorporaron un miedo profundo al imaginario colectivo sobre si Colombia podría a llegar al punto de tener una situación social y económica parecida a la que está viviendo aquel país bolivariano, y despertando en la población lástima por el menos favorecido, más allá de generar la solidaridad común de un pueblo por la tragedia del otro.

Quienes están regresando a Venezuela, muy seguramente están llegando con un mensaje a sus compatriotas: “Es mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Pero, ¿Por qué se están regresando a su país? Si bien salieron de un país en crisis, aterrizaron en uno igual, pero sin el sesgo mediático internacional que genera Nicolás Maduro. Muchos salieron de Venezuela buscando atención médica digna, ¿Qué encontraron?, un país donde muchos mueren en las puertas de los hospitales rogando por una autorización para un tratamiento que mejore su calidad de vida, obligando con tutelas a garantizarles el derecho fundamental a la vida.

Vinieron buscando oportunidades laborales, pero se toparon con un país donde la tercerización laboral es la forma por la cual las empresas reducen costos sacrificando la estabilidad laboral y la dignificación del trabajo, con unas cifras de informalidad escandalosas disfrazadas por el DANE como ocupación laboral, donde hay familias que solo tienen un alimento al día (Agua de panela con periódico en los casos más deprimentes) y, que además, los usaron a ellos, a los venezolanos, para pagar jornales y salarios ridículos aprovechando su condición de ilegalidad en el país, ¿Qué clase de monstruos somos para aprovecharnos de las necesidades más básicas de un ser humano?

Vinieron buscando alimentos para sus familias, pero encontraron un país con un gobierno que está pensando gravar la canasta familiar para “tapar un hueco fiscal”, porque es más sencillo poner a la clase trabajadora a pagar las consecuencias de la corrupción y la mermelada que no es únicamente responsabilidad del gobierno anterior, sino que es un legado que lleva décadas acumulándose, ¡Lumbreras de la economía deshumanizada!

Vinieron buscando solidaridad, una mano amiga, pero se toparon con un país xenófobo, que en muchos casos los discriminó llamándolos “venecos”, que los mercantilizó políticamente llevando un testimonio de las consecuencias del famoso “Castrochavismo” y que luego los desechó, una ciudadanía que en un principio quiso ayudar, pero ahora los ve como un problema de sanidad social. Haciendo la salvedad que aún hay muchísimos colombianos que trabajan en pro de brindarles unas condiciones de vida dignas, porque echarnos a todos en el mismo saco es injusto y reduccionista.

Ellos vinieron a probar mejor suerte y se dieron cuenta de que los usaron como alfiles políticos, que este país no está mejor que el suyo, que aún nos falta demasiado a nivel cultural, social y económico para ofrecerles la ayuda que necesitan, quizá estén mejor en otros países, pero aquí no. Colombia no fue el edén esperado, por eso se están regresando, porque prefieren pasar necesidades en el calor de su hogar, que en el frío de los desconocidos.

 

( 7 ) Comentarios

  1. algunos se iran …pero el flujo hacia colombia es mayoritario

  2. Excelente….

  3. Lo arec, que no investigaron lo suficiente, a nuestro s hermanos venezolanos se les a acogido, con el mayor respeto y se les ha ayudado, !!!y se les ha abrigado brindándoles techo y trabajo dignó!!!

  4. Excelente artículo.

  5. Replyjorge ricardo cardenas mendoza

    el problema con venezuela es la cantidad de gente que llega,pienso que se les debe ayudar hasta un punto ya que si no se consigue para los de aqui es mas complicado para ellos no se les debe humillar ni recriminar y la culpa es de ese presidente maduro que llevo al caos a venezuela

  6. ReplyAlberto miguelCorrea Fajardo

    Que bueno y directo este mensaje, ojalá los ” GRANDES ENCOPETADOS ” que están sentados disfrutando de unos grandes sueldos que les paga el pueblo colombiano, vean este artículo y reflexionen que están haciendo las cosas mal, que Colombia los eligió para que los representara y no para que se lucren a costilla del PP.

  7. es muy sencillo estamos peor que venezuela y en el mundo las campañas politicas son…no nos volvamos como colombia…es duro decirlo pero tenemos que vernos al espejo..alguna vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Francisco Romero Escobar
Ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional de Colombia, miembro del PROES (Proceso de Organización Estudiantil)