Petro, sentimiento de un pueblo

Su vida, trayectoria, extracción social, inteligencia y verbo parecieran de otro ecosistema político, y la persecución contra él montada desde hace años, representa a un pueblo que no se rinde.

Opina - Política

2018-12-03

Petro, sentimiento de un pueblo

El andamiaje institucional está corroído, tambalea, si no actuamos se vendrá a pique, literalmente implosiona a pedazos, los recursos del Estado, que siendo de todos y, para el beneficio de todos, terminan en los bolsillos de una casta privilegiada por la corrupción, sistema per se.

Las investigaciones del escandaloso caso Odebrecht adelantadas por la oposición en su labor de control político y defensa del interés de la sociedad, indican que estamos ante la cereza del pastel piñata del pillaje en Colombia, un criminal rompecabezas, develado y documentado de manera palmaria en la sesión del Congreso de la República.

Estamos ante un bloque sólido conformado por el capital transnacional, nacional, clase política, autoridades, gobierno y medios de comunicación, alineados en un mismo equipo, insaciables, sin vergüenza, sin asco ni principios, dispuesto a arrasar o enlodar con todo lo que se lo oponga, recurriendo al todo vale, a utilizar medios inconcebibles, convencidos de que el fin justifica los medios para el mantenimiento del status quo.

Se ha dicho, ciertamente, que la democracia es de base plebeya, porque la plebe o los sectores sin privilegios constituyen el grueso de la sociedad. Pero a pesar de darse su propia forma de gobierno, irónicamente instituciones, autoridades y dirigentes proceden casi siempre de los sectores minoritarios o privilegiados, que una vez en el poder se mantienen como decía Voltaire a peso de yugo, paja y aguijón. El otro aguijón tiene nombre propio, Gustavo Petro Urrego.

Petro cada vez deja al descubierto las verdaderas lógicas del sistema, les respira con más fuerza en los oídos a las élites, hasta el punto de no dejarlas dormir tranquilas. El linchamiento institucional al que ha sido sometido el hijo de Ciénaga de Oro lo convierte en un gigante, en la esperanza de millones de colombianos.

El aguijón de Petro se asemeja a un tábano que levanta ampollas de conciencia, rebeldía e indignación en el pueblo oprimido, las multitudes lo siguen como abeja al panal, el sentimiento del pueblo colombiano empieza a medirse en Petros.

Cada persecución, ataque o señalamiento en su contra lo robustece y debilita al establecimiento, como en la lucha entre David y Goliat, Petro es David, que así como sepultó a Goliat, el régimen lo está convirtiendo en su letal sepulturero.

Su vida, trayectoria, extracción social, inteligencia y verbo parecieran de otro ecosistema político, hecho de un molde y materiales distintos al de los Santos, Uribes, Vargas Lleras, Pastranas, Gavirias, López, Sarmientos Angulos, Ardila Lülles, Santodomingos, Martínez Neira, Ordóñez, Valencias y todo el zoológico político-económico putrefacto enquistado en el poder en Colombia.

Su grandeza toma más y más fuerza al mismo tiempo que el régimen cae más y más bajo. Con Duque reina la improvisación, desgobierno, falta de liderazgo, direccionamiento estratégico, visión colectiva de nación, campea la desesperanza, solo se gobierna para los intereses del gran capital. Las demandas ciudadanas (educación, salud, vivienda, lucha contra la corrupción, cultura, deporte, ciencia y tecnología, paz, soberanía, medio ambiente, desarrollo humano, etc.) poco importan.

Si querían llevar al régimen a un punto de quiebre, no hay mejor gerente: Duque. En este orden de ideas, hay que detenerlo a como dé lugar, perseguirlo, acorralarlo, inhabilitarlo, descartarlo del cargo, ¡Dios lo guarde!

El debate al Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez y su cuestionado rol en dicho proceso representa el último capítulo de la novelesca persecución a Petro.

Fueron tan sólidos los argumentos y pruebas desplegadas por la oposición que fue necesario levantar una cortina de humo que desviara el rumbo del caso, entonces los medios y los periodistas a sueldo de la oligarquía empiezan a hacer lo de siempre, tratar la ciudadanía como “caballos cocheros”, imponen una realidad, visión, intereses e ideología, la de los todopoderosos.

Para cerrar con broche de oro la parodia, a reglón seguido el patrón dio su veredicto: el cómo un Dios alfa y omega de sistema corrupto, es un hombre probo; Duque, Zuluaga, Pastrana, Gaviria y toda la gavilla cleptocrática de este país, son buenos muchachos; Néstor Humberto es un gran patriota. Cuestionando a la Fiscalía se destruye la institucionalidad, por tanto, la solución es nombrar un fiscal ad hoc para que todo siga igual, peliculón con final cantado.

¿Podría esperarse algo distinto de un recinto sagrado para la democracia como el Congreso que de ser la caja de resonancia de los problemas del país, pasó a ser la tumba de los mismos?

Petro en cambio representa honestidad, honorabilidad, decencia, coherencia, esperanza, futuro, paz, vida. El agite social de este oscuro y tortuoso cuatrienio es un sentimiento colectivo que se mide en Petros.

El enjambre del nuevo país se construye como colmena, con mieles como el trabajo, el amor, la justicia social, la solidaridad, la dignidad, el respeto, la persistencia y la resistencia. No hay otra alternativa.

Foto cortesía de: Caracol Radio.

( 5 ) Comentarios

  1. Excelente artículo. La realidad viviente de nuestro país.

  2. Pues esta dicho todo el problema radica en los ricos pobres los que se sienten oligarcas de cunas prestadas enchapadas en amarillo un color parecido al oro pero es estiércol hediondo ese que destilamos los seres humanos cuando nuestra nutrición es sólo eso basura chatarra. De eso están hechas esas camas de los ricos pobres y ya están amaestrados a despertar en un país sin horizonte donde todo les vale huevo .

  3. ReplyArgel Arrieta Atencia

    DESDE EL ROBLBLE SUCRE COLOMBIA. APOYAMOS A NUESTRA ESPERANZA, A EL LIDER SUPREMO COMO LO ES GUSTAVO PETRO URREGO. COLOMBIA MI PATRIA VA DESPERTANDO PASO A PASO. NO CREEMOS EN LA VIEJA CLASE POLITIQUERA CORRUPTA Y AUTORITARIA. GUSTAVO PETRO. CON NUESTRO RESPALDO Y EL DE COLOMBIA SALVE USTED LA PATRIA.

  4. Petro nos ha enseñado a luchar por el cambio de nuestro país sumido en la violencia y corrupción me encanta su inteligencia y la Colombia que a diseñado es la de mis sueños. Amo y admiro a Gustavo Petro nos enseñó a ser valientes, gracias Petro por su esfuerzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gustavo Adolfo Carreño
Economista, Magister en Desarrollo y Cultura, Amante de la filosofía, librepensador caribeño, educador.