¡Nos están matando!

Los buses de TransMilenio son las cámaras de gas del siglo XXI. 10.000 de sus buses contaminan más que 2 millones de carros particulares.

Opina - Sociedad

2018-09-10

¡Nos están matando!

En algún momento hemos visto cómo un bus, un camión, una volqueta, un carro o incluso, una moto, emiten grandes cantidades de humo, todos los días, afectando a peatones, ciclistas y a los conductores mismos, es decir, nos afecta a todos; tanto así, que 9 de cada 10 personas en el mundo respira aire contaminado.

La calidad del aire, es un tema que pasa desapercibido a pesar de que lo vemos y lo sentimos todos los días, cada segundo estamos respirando aire de mala calidad, dicho en otras palabras, estamos muriendo lentamente.

La contaminación es un asesino silencioso, que produce una gran cantidad de muertes prematuras, relacionadas con enfermedades respiratorias, cardiovasculares e, inclusive, está conexa con la pérdida de la inteligencia.

Esto ocurre cuando el empresario se vuelve político, no es algo que sea fruto del azar, sino de un entramado de corrupción pública y privada que se enriquece a costa del sufrimiento de la gente. No estamos ante un problema menor, se trata de una cuestión de vida o muerte que a las grandes ciudades del país y al sistema de salud les cuesta billones, pero ¿cómo llegamos a él? Si bien, la naturaleza misma produce gases contaminantes, estos son mínimos al lado de los generados por el hombre.

En Bogotá, específicamente, hemos sido condenados a respirar material contaminado, en pocas palabras, en la composición del aire que inhalamos, hay de todo, menos oxígeno, esto es así, porque 10.000 buses de TransMilenio contaminan más que 2 millones de carros particulares.

Si usted, igual que yo, usa TransMilenio a diario, además de respirar el aire contaminado del entorno, está aspirando la mayor parte de las emisiones del bus que se concentran en su interior. Los buses de TransMilenio son las cámaras de gas del siglo XXI.

Ahora bien, el panorama de este problema se oscurece aún más, pues la tala indiscriminada de árboles liderada por la Alcaldía y el Jardín Botánico, al cortar los pulmones de la ciudad, le están generando un cáncer que está a punto de hacer metástasis, no están matando un árbol, nos están matando a nosotros.

Este es solo un diagnóstico a priori de un problema que tiene solución, pero en Colombia parece que el interés particular, prima sobre el general, pues si fuera al contrario, obligarían a los operadores de los buses de TransMilenio a colocar filtros que reduzcan las emisiones de los buses, sin trasladarle el costo a los usuarios.

Solucionar el problema de la calidad del aire requiere voluntad política y social, el mayor problema de los colombianos es la indiferencia, ¡Actuemos!

 

Fotografía cortesía de Un Nuevo Aire para Bogotá.

( 2 ) Comentarios

  1. Me siento muy muy triste con este tema de la contaminación, yo vivo en Pasto y esto de respirar humo negro de buses camiones y motos es el pan de cada día, uno anda con dolor de cabeza y cara de malgenio todo el día pero si parece que a nadie le importa la gente como que se acostumbra y ya ni se quejan, debemos unirnos y denunciar este crimen contra el medio ambiente y nuestros pulmones es muy frustrante.

  2. ReplyMauricio Iván Suárez

    Aunque vivo en El Rosal un pueblo cercano a Bogotá cada vez que llegó a Bogotá me enfermó por la contaminación y llego con mucha tos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Juan Diego Medina
Columnista, analista y optimista. Política y amor por una Colombia mejor. Pedagogía para la paz. Sueño con un país en donde quepamos todos; lo lograremos.