La reinvención del teatro a través de la oscuridad

Narra - Cultura

2017-09-11

La reinvención del teatro a través de la oscuridad

En el centro de Medellín en la calle 47 por todo Bomboná se ubica el Teatro Matacandelas, el cual abre con frecuencia sus puertas a distintos colectivos teatrales para ampliar la audiencia, en esta ocasión la obra Noctámbulo: cierra tus ojos, abre tus sentidos, creación original del Teatro Galeón, fue protagonista en la sala.

Luego de la función, en el Cantadero acompañados de tangos y boleros, Alexis Gómez, dramaturgo, actor y director de este último, cuenta cómo ha sido el proceso creativo de la técnica del teatro ciego y su conexión inmediata con la temática de la obra.

Luego de escuchar la primera pregunta, Alexis se queda en silencio unos segundos como buscando en el cajón de sus recuerdos aquella inspiración perdida,  posteriormente inicia el relato de un encuentro con un invidente en una de las funciones de Al otro lado del jardín, inspirada en la vida y obra de Carlos Framb: “mientras el público entraba al teatro vi a alguien con una aparente discapacidad motriz, aunque era realmente visual y un poco más tarde, durante la última escena, esta persona le indicó a quien lo acompañaba que se había erizado; en adelante, pasó algo muy bonito con él porque sintió que le estaba tocando la obra, y pensé que si esta obra no era pensada para invidentes, ¿cómo sería una hecha para ellos?”.

Un tiempo después, el colectivo Galeón participó de la convocatoria para la Beca de Creación Teatral 2014 del Ministerio de Cultura, y para sorpresa suya salieron beneficiados con la suma $40.000.000 que fueron invertidos en consecución de elementos para la producción de Noctámbulo.

Antes de la función, el ambiente del Matacandelas está expectante, el público no sabe que le espera en la sala; entre murmullos se hacen preguntas y vaticinan respuestas que solo serán certezas luego del toque de tres timbres. Cuando se atraviesa el oscuro umbral se pierde todo destello de iluminación, el par de ojos del público vidente es inútil, el espectador se vuelve torpe, lento, asustadizo y más aún queda solo en medio de un espacio desconocido, o por lo menos así se siente; y es que desde la infancia, el terror desarrollado por las miles de historias narradas alrededor de lo que sucede cuando las luces se apagan han creado barreras mentales, las cuales, no permiten la incursión a las múltiples posibilidades que brinda la privación de un sentido dominante como la vista.

Frente a esto Alexis dice que: “lo importante no es volvernos ciegos, sino entrar al mundo de las tinieblas” debido a que ahí radica la propuesta de quitar los velos que cubren el resto de sentidos, pues “nosotros sabemos que vemos” pero se prioriza el tacto, el oído, el olfato y el gusto.

La carta de presentación de Noctámbulo es una puerta que ofrece incertidumbre y lo permisiva que se torna la invitación de la oscuridad y lo imposibilitarte que resulta es una alegoría juiciosamente trabajada desde la dramaturgia con la comprensión de los mensajes tácitos que se exponen en El gato negro y Corazón delator, pues ambos casos concuerdan con un temor avasallante ante el ojo vigilante y acosador de otro. Cada detalle de las obras mencionadas y otras como Los crímenes de la calle Morgue y El cuervo, componen un entretejido que devela el carácter de Poe.

Aunque, la fusión entre estos terroríficamente descriptivos trabajos y el propósito de quitar preceptos de la oscuridad funcionan casi de manera contradictoria debido a la unión de miedos tanto del espacio como del contenido, luego de la experiencia con la pieza teatral aquellos preceptos tienen un vuelco radical, pues allí, la oscuridad se vive, se disfruta y se convierte en posibilitante de una puesta en escena de teatro alternativo, cuyo origen se remonta a 1991 en tierras latinoamericanas, en Córdoba, centro de Argentina.

Para comprender la inclinación por este escritor estadounidense, Alexis afirma que “Poe se desborda explicando qué siente el personaje externa e internamente” de manera que le brinda “la facilidad de transmitir al espectador qué estaba sucediendo a su alrededor”, alcanzando así su objetivo: hacer de Noctámbulo una experiencia. Hasta el momento ha estado en varios eventos nacionales e internacionales como: el Festival de Teatro Alternativo de Bogotá, el Encuentro internacional de Teatro Joven de Mairena del Alcor y el Festival Internacional Vive Alterno Cervantino (Guadalajara, México) de manera que su impacto ha resultado llamativo como respuesta de una necesidad del teatro de reinventarse a sí mismo en relación con la audiencia y las nuevas formas de fabricar esas fantasías momentáneas que deleitan en un escenario.

Para finalizar, Alexis deja un abrebocas de su próxima incursión en la técnica del teatro ciego con una obra sobre el conflicto armado colombiano, sus expectativas son aún más ambiciosas por el momento histórico que vive el país y lo potente que es este tema en cuanto emociones se refiere, su título actual es Resiliencia y permite hacerse muchas interrogantes, sin embargo, no podrán ser resueltas hasta que, nuevamente,  suenen los tres timbres como invitación al mundo de la oscuridad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Daniela Giraldo
Estudiante de Periodismo en la Universidad Pontificia Bolivariana y de Filosofía en la Universidad de Antioquia; poseo profundos intereses por la fotografía y la literatura.