La Educación: una lucha que debemos acompañar

Iván Duque dice que se inspira en Nelson Mandela, pero el líder africano decía que “la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”… ¿Dónde queda entonces el apoyo a la educación pública?

Opina - Educación

2018-11-19

La Educación: una lucha que debemos acompañar

El movimiento estudiantil y el movimiento obrero, han sido claves en las diferentes conquistas de la humanidad. En Mayo de 1968 en Francia, el movimiento estudiantil lideró grandes luchas por no ir a la guerra, por los derechos humanos, por las transformaciones sociales y la libertad, a esto también se sumaron los obreros y las grandes masas en pro de una sociedad más reflexiva.

El fenómeno de 1968 se extendió por todo el mundo, en países de América Latina tales como México y Argentina también se sintió el efecto de un año trascendental para la historia de la humanidad, donde los jóvenes de las universidades tomaron las mismas banderas democráticas y defendieron el pensamiento libre, la lucha contra la colonización y la construcción de una mundo más equilibrado y digno.

En Colombia este fenómeno también se manifestó en 1964 y 1971, por ejemplo, el movimiento estudiantil colombiano lideró las movilizaciones por los derechos de los estudiantes y las reformas por una mejor sociedad; en los 80´ y los 90’ la gran masa de jóvenes fue clave en el país para importantes momentos como la inclusión de la séptima papeleta en las elecciones del 11 de marzo de 1990 después del fatídico asesinato de Luis Carlos Galán.

Recientemente, la lucha del movimiento se ha visto reflejada en la lucha a la ley 30, donde los jóvenes ganaron una disputa al gobierno de Santos y nació la MANE; también en 2016 se vio la fuerza del fenómeno juvenil cuando un grupo de pelados salieron a las calles a luchar por la Paz de Colombia, después que el 2 octubre de ese mismo año, una parte de los colombianos le dijera no a la refrendación de los acuerdos que ponían fin a más de 50 años de guerra entre el Estado y la ex guerrilla de las FARC.

Esta pequeña reseña histórica es para ver cómo a través de los años, y a pesar del paso de las generaciones, el fenómeno estudiantil ha movido las causas más simbólicas e importantes para el país y para el mundo entero, dicha reseña muestra cómo la educación ha permitido tener jóvenes reflexivos, con pensamiento crítico y que buscan aportar a una vida más digna y donde los derechos humanos no sean una utopía sino una realidad que todos y todas podemos vivir.

Hoy está de nuevo el movimiento estudiantil en las calles y algunos dicen que es un tema político, que los estudiantes solo quieren hacer pasar un mal rato al presidente de turno, pero no.

La lucha que hoy lideran los estudiantes es porque la educación pública a la fecha ya tiene un déficit que asciende a más de 18 billones de pesos, porque los salones donde reciben clases se les están cayendo encima y porque en un país donde hay más de 500.000 jóvenes que ni estudian ni trabajan solo hay 32 universidades públicas, lo que da a entender que la educación en Colombia no es un derecho fundamental como esta en la carta magna sino un privilegio al cual solo logran acceder los que tienen cómo pagarse una carrera.

Ayer (17 de noviembre) se levantó la mesa de negociaciones entre el gobierno y los estudiantes. El presidente cree que con 500.000 millones de pesos que va a transferir para el presupuesto en educación ya hizo su obra y trata de justificar por medio de sus ministros que no hay plata para la educación en un país en el que se roban anual 50 billones de pesos en pura corrupción.

La protesta debe seguir y todos debeos apoyarla, el presidente en la pasada asamblea de la ONU dijo que él se inspiraba en Nelson Mandela, pero al parecer solo fue discurso porque a la fecha no se ha reunido con los estudiantes, prefirió primero reunirse con un cantante que buscar un acuerdo con los estudiantes, y eso es indignante porque pone en último lugar a los chicos y chicas que están peleando un derecho que es de todos y todas.

Para finalizar quiero cerrar diciendo al señor Iván Duque una de las frases más importantes de Mandela: “La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo” y si de verdad él se inspira en el líder africano, lo invito a sentarse con los estudiantes a la mesa y a los estudiantes les quiero decir que sigan en pie de lucha que la sociedad los vamos a respaldar.

Foto cortesía de: El Tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Daniel Castro
Activista por la Paz y la Vida, columnista y estudiante de vigésimo noveno semestre de Economía que cree que sí podemos ser un país con justicia social.