Iván y su bad band

Los maravillosos profesionales que nombró Duque son famosos, en su mayoría, por favorecer a grandes empresarios y hundírsela a la clase media y baja.

Opina - Política

2018-07-24

Iván y su bad band

El gobierno de Iván Duque no tendrá retrovisor, porque él y su gente son el retrovisor en sí mismo. Pese a que dicen que lo importante es mirar al futuro, el equipo que releva al gabinete de Santos está minado de no tan buenos muchachos que ya conocemos de sobra y de otros que, con algunas declaraciones han mostrado lo que tienen en la cabeza y lo que piensan hacer con el poder concedido.

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta

Empecemos entonces con Marta Lucía Ramírez, famosa por decirle a los comandantes, siendo MinDefensa: “a partir del momento los vamos a evaluar es por el número de cabezas dadas de baja”. Años después, y nuevamente gobernados por el uribismo, se habla de más de 10.000 jóvenes inocentes que fueron víctimas de los falsos positivos, de la evaluación con base en cabezas.

¿De qué sirve tener la primera mujer vicepresidenta y un gabinete paritario con igualdad de mujeres si estas no representan a la colombiana promedio, ni a sus luchas?

O cómo explicar esta horda de mujeres en contra del aborto legal y seguro, y en contra de la adopción por parte de parejas homoparentales y personas solteras cuando más de la mitad de los niños nacidos en Colombia provienen de embarazos no deseados.

Además, una de las principales causas por las cuales las mujeres dejan la educación secundaria en Colombia es por haber quedado embarazadas. Sí, qué pesar, se tiró la vida tan jovencita, emberraque para que lo críe y quién la mandó a abrir las patas. ¿Y el papá? Ah, esos hombres son todos iguales, ni modo. Dios proveerá.

El gabinete ministerial

Los maravillosos profesionales que nombró Duque son famosos, en su mayoría, por favorecer a grandes empresarios y hundírsela a la clase media y baja. Para empezar, hay que decir que es un gabinete diseñado para darle contentillo a los gremios privados y, diría un malpensado, pagar por los favores y apoyos recibidos en campaña.

MinVivienda se lo dieron a ASOBANCARIA, MinDefensa a FENALCO, MinAmbiente a la ANDI, MinMinas y Energía a ECOPETROL, MinAgricultura a FENAVI, MinTransporte a ASOGRASAS y MinInterior a ASOMOVIL. Algunos de una forma más directa que otros, pero igual se exportó buen material comercial para que cambie los negocios por políticas públicas para todos.

Pero desgranemos alguito más de la mazorca, porque totalmente imposible:

Nancy Patricia Gutiérrez

La nueva ministra del Interior, como presidenta del Congreso, utilizó su cargo para conseguir información reservada del DAS, entregada por orden presidencial de Uribe, que después usó para atacar en plenaria a su colega liberal Piedad Córdoba. Fue investigada por parapolítica y absuelta en 2014 luego de que testigos se retractaran, en julio de ese año volvió a la vida pública, pues fue nombrada presidenta de Asomóvil, el gremio de los operadores de celulares.

Es decir, toda una joyita en un cargo clave para las elecciones, las minorías, el orden público… Tanto que a este cargo se le conoce como el ministerio de la política. ¿O de la politiquería?

María Fernanda Suárez

La nueva ministra de Minas y Energía viene de la vicepresidencia corporativa de Estrategia y Finanzas de Ecopetrol, es sobrina de Aurelio Suárez, llave de Jorge Robledo en el Polo, y compañera de colegio de Iván Duque. Dicho esto, es claro que ser familiar no es delito y no hay razón directa para relacionar al MOIR, a Robledo o al mismo Aurelio Suárez con el nuevo gobierno, pues, más allá de la promoción del voto en blanco.

Gloria María Borrero

La nueva ministra de Justicia hizo parte del grupo promotor de la ‘Corporación Excelencia en la Justicia’, un ‘tanque de pensamiento’ en temas de justicia del cual hicieron parte Rafael Santos (primo del Presidente Santos y hermano del exvicepresidente de Uribe, Francisco Santos), José Alejandro Cortés (expresidente del Grupo Bolívar) y Mauricio González (exsecretario jurídico del expresidente Uribe).

Desde 2015 se volvió la directora y se ha dedicado a hacerle veeduría a la rama y recomendaciones a los gobiernos tanto de Uribe como de Santos en temas de justicia. Por ejemplo, muy bella ella, ayudó a Santos en las dos reformas de justicia.

Cuando se estaba dando el proceso para reemplazar a Ordóñez en la Procuraduría, Borrero dijo que la Corte Constitucional no es equilibrada ni tiene conciencia de los recursos limitados del país. “Está lejos de ser una Corte de oro”. También ha dicho que “a esa JEP hay que hacerle ajustes”. Una ficha perfecta para el uribismo en sus deseos de terminar de joder el proceso de paz con las Farc. 

Guillermo Botero

El nuevo ministro de Defensa es el líder gremial de los comerciantes del país. Es presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, FENALCO, desde hace 15 años. Duque, al nombrarlo durante el Foro Concordia, dijo: “Tiene gran experiencia gerencial, gran amor por Colombia” y cuando Botero tomó la palabra pidió reglamentar la protesta social.

Primero, no se entiende qué hace un ministro de Defensa hablando de ponerle trabas a la protesta, cuando más bien debería pensar cómo continuar garántizándola, como cuando los uribistas marcharon en contra de la corrupción, así haya sido solo contra la de Santos, al lado de Popeye.

Y segundo, muy conveniente poner otro votante del ‘No’ al frente de una cartera primordial para la consolidación de la paz. O no.

La pregunta ahora no es si hay buenos personajes en el gabinete de Duque, sino si esos nuevos ministros podrán aplicar políticas diferentes a lo que el Presidente manda. O mejor, a que lo el Uribismo profesa recordando que Duque es el Presi, pero Uribe es el jefe, como dijo la nueva ministra de Trabajo.

¿Cómo espera que no miremos hacia atrás, como tanto insiste el presidente Duque, si tenemos a los mismos de atrás, buscando que hagan lo que hacían antes, pero esta vez bien?

¿De qué sirve tener el presidente más joven de nuestra historia si sus acompañantes y sus ideas son más retrógradas que un país educado en la escuela de Ordóñez, Viviane y el sagrado corazón de Uribe?

 

 

( 6 ) Comentarios

  1. ReplyFernando Valencia Diez

    Se equivocan cuando lo mencionan, como el presidente más joven de nuestra historia…

  2. Ya esto es “LLORAR SOBRE LA LECHE DERRAMADA”, se sabía desde un principio pero no prestamos atención. Como diría un personaje de un importante humorista uruguayo: “Se le dijo, se le advirtió… pero no hizo caso, el pobre Pera Loca…” Ahora a denunciar, exigir, denunciar, exigir, etc. Para que no sobrepasen lad barreras del descaro….

  3. ReplyElizabeth torres ruiz

    ¿Luchar contra la corriente es muy difícil ? Somos conscientes de está triste realidad y no podemos hacer nada para cambiarla ¿ Oh SI ? En Duque está demostrar al Pais que él si va actuar cómo él presidente de Colombia y no cómo el « Titer de Uribe» Que importa la edad de quién nos gobierne ¡Sino tiene principios! Para actuar ah consciencia y pensar en las necesidades del pueblo quién fue él que lo eligió « Él vivo vive del pobre» Triste realidad ver la pobreza de espíritu de quienes nos van Gobernar¡!¿?

  4. A llorar al mono de la pila, reza el adagio muy colombiano. Lo peor es que esto nos llama a la resignacion cristiana ademas, por la cantidad de “iluminados” que acompañaron al vicepresidente., El proyecto de Paz, definitivamente al carajo, no es sino revisar lo que han dicho todos los del gabinete de la risa, perdon ministerial.

  5. Aquí vse confirma la consigna de muchos en las elecciones pasadas, bien venidos al pasó con Duque. Obviemte al pasado de Uribe.

  6. Tuve la desdicha de conocer a la señora Borrero de MinJusticia cuando trabajó en la Contraloría General y me pareció una PORQUERÍA de ser. Que tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ian Schnaida
Periodista de la UdeA / Fundador y Director de La Oreja Roja / Estratega de Redes Sociales y Asesor de Posicionamiento Digital.