Il nostro Berlusconi

Si bien todos los caminos conducen a la Roma de Berlusconi, aquí todos las trochas y vías terciarias (pavimentadas o en abandono) conducen al Ubérrimo o a las Guacharacas.

Opina - Política

2018-03-09

Il nostro Berlusconi

No es una adivinanza, pero se trata de un político poderoso, un polémico empresario, un magnate de derecha que lidera intención de votos y encuestas de opinión, que mueve pasiones de corte nacionalista, que controla medios de comunicación, que se ha visto envuelto en escándalos sexuales, en escándalos de corrupción y vínculos con la mafia. No estamos hablando de ningún expresidente colombiano sino de un primer ministro italiano que, a pesar de su avanzada edad, pretende seguir gobernando en cuerpo ajeno la política del país: Silvio Berlusconi.

No es extraño que en el ejercicio de la política los viejos caudillos, caciques y gamonales quieran perpetuarse en el poder, tampoco es un asunto exclusivo del régimen presidencialista y eso lo prueba perfectamente «Il Cavaliere» en una Italia que se encuentra polarizada y dividida entre el sur, rural y empobrecido y el norte boyante y separatista.

El resultado de las elecciones de 2018 muestra como triunfador indiscutible a la derecha, representada en tres partidos: Forza Italia, La Liga y el Movimiento 5 Estrellas quienes se disputan el derecho a gobernar, pese a que, ninguna de las coaliciones obtuvo más del 40% necesarios para establecer un gabinete. Sin embargo, el verdadero ganador es el ex primer ministro Berlusconi pues resurge de las cenizas en las cuales la justicia y sus contrincantes políticos lo creían y demuestra seguir siendo un factor importante en la balanza política de la bota itálica.

Silvio Berlusconi es abogado de la Universidad de Milán, fue dos veces primer ministro gracias al apoyo de empresarios y medios de comunicación; la primera ocasión fue en 1994 tras sellar alianzas con separatistas de la Liga Norte y con neofascistas de la Alianza Nacional, bajo el lema de la eficacia empresarial. Durante este periodo “Sua Emitenza” se vio envuelto en líos judiciales por sobornos a políticos y funcionarios pero los medios de comunicación a los que controlaba crearon cortinas de humo que lograron paliar la difícil situación que enfrentaba la gobernanza de país.

A pesar de los escándalos, se mantuvo en el poder y se presentó a un segundo mandato en el 2001. En dos ocasiones estuvo cerca de ir a prisión y en ambas se libró gracias a las argucias jurídicas de sus abogados; la primera vez fue acusado por abuso de poder y prostitución infantil, la segunda por corrupción. En la primera fue absuelto, en la segunda salió libre por vencimiento de términos. Finalmente, en 2013, la Corte Suprema de Casación lo condenó a 4 años de prisión por fraude fiscal.

El exministro nacido en Milán ha fundado al menos dos partidos acomodados a sus necesidades: Il Poppolo della libertá (2007) y Forza Italia (2013). Este versátil político fue miembro de la logia masónica Propaganda Due, una de las más poderosas del país y cuya influencia se centra en el oriente italiano. En el 2008 fue acusado de abuso y maltrato a una presentadora de la RAI, la principal televisora estatal.

Nuestro Berlusconi es también abogado, concretamente de la Universidad de Antioquia. Fue dos veces presidente de la república gracias al apoyo de polémicos empresarios y medios de comunicación. La primera fue en 2002, tras sellar alianzas con grupos paramilitares que apoyaron su proselitismo, que tuvo como bandera derrotar a las guerrillas, bajo la premisa de la confianza inversionista.

Durante su primer periodo combatió a la guerrilla pero también interceptó a la oposición, cometió crímenes de lesa humanidad y sobornó a congresistas para que votaran a favor de su reelección presidencial. Los medios de comunicación a los que controlaba crearon cortinas de humo que lograron paliar la difícil situación social que enfrentaba el país. Es reelegido para un segundo mandato en 2006. A pesar de sus innumerables investigaciones, nunca han prosperado los procesos en su contra, gracias a las artimañas de sus jurisconsultos o la muerte súbita de los testigos en su contra.

El senador oriundo de Salgar ha fundado al menos cuatro partidos a su imagen y semejanza: Primero Colombia (2002), Partido de la U (2005), Colombia Democrática (2006), y Centro Democrático (2013). Este camaleónico político es hermano del cofundador del club de los doce apóstoles, una de las más poderosas organizaciones criminales de Antioquia. En 2018 su nombre es mencionado cuando una reconocida periodista afirma que alguien poderoso quien era su jefe abusó de ella, pero que se abstenía de revelar su nombre.

Si bien todos los caminos conducen a la Roma de Berlusconi, aquí todos las trochas y vías terciarias (pavimentadas o en abandono) conducen al Ubérrimo o a las Guacharacas.

Parafraseando a Schopenhauer, “el poder es como el agua salada, mientras más se bebe, más sed produce” y tanto Italia como Colombia tienen agua salada (de sobra) como sedientos de poder, y también irresponsables e inescrupulosos dispuestos a cualquier cosa por lograrlo.

 

( 2 ) Comentarios

  1. Al menos Berlusconi es mas frentero

  2. ReplyJhon Jairo Perez Betancur

    Excelente artículo, ni más ni menos, las cosas como son. hasta cuándo Italia? Hasta cuándo Colombia? Pueblo, en tus manos está la decisión, pero no de seguir eligiendo a las mismas lacras politiqueras, que te compran el voto por un tamal, o por veinticinco mil pesos, o por un mercadito de tres pesos, que te llena la panza diez minutos y que luego te pone a aguantar hambre cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jorge Diego Mejía
Coordinador de la Tertulia Literaria Universidad de Antioquia. Normalista Superior, Normal Superior de Envigado. Politólogo Universidad de Antioquia. Columnista de Al-poniente (2017-2018) Colaborador de la Agencia de Comunicación de los Pueblos Colombia-Informa (2018)