HidroItuango, crónica de una tragedia inminente

Nos enfrentamos, como país, a un futuro apocalíptico con HidroItuango, la ruptura de la presa debido a, probablemente, una nefasta ingeniería nos hace pensar en que las cosas si pueden salir peor de lo que ya están.

Opina - Ambiente

2019-02-06

HidroItuango, crónica de una tragedia inminente

HidroItuango empezó mal y, al parecer, terminará mal. El cierre de la compuerta numero uno, por donde estaba pasando el agua, es un indicador claro de un proyecto mal diseñado y posteriormente mal ejecutado, el afán neoliberal de seguir ignorando otros tipos de generación de energía está destruyendo nuestro patrimonio ambiental, y aún más, el sostenimiento económico de familias que viven de la pesca aguas abajo.

¿A qué costa permitimos acabar con la vida? Esa es la pregunta que le hacemos a Jorge Londoño De la Cuesta EPM, Luis Pérez Gutiérrez, gobernador de Antioquia, quienes son los dueños del proyecto, quienes parecen no tener un plan de contingencia claro frente a cómo se realizará la mitigación del impacto ambiental y social generado por la presa.

Esto sumado a las constantes denuncias que apelan a desaparecer las pruebas de una masacre ocurrida en el municipio de Ituango, denuncia realizada por el Movimiento Ríos Vivos en repetidas ocasiones, quienes también junto a la FLIP ha denunciado la censura de información sobre lo que esta sucediendo, documentos borrados y falta de acceso a otros genera una preocupación inmensa, no sabemos lo que esta pasando y no nos quieren contar.

Asesinaron el río Cauca, le dieron una estocada final, no hay reparación, no hay mitigación, no hay nada que hacer, desaparecieron el río frente a nuestros ojos.

Es muy fácil escribir esta columna de opinión sin vivir en carne propia lo que esta sucediendo, pero tampoco somos capaces de mirar hacia otro lado y denotar indiferencia ante la zozobra que han de sentir las comunidades aledañas, el solo hecho de perder la tranquilidad porque no saben en que momento se va a desplomar la obra, o el mismo hecho de que acabaran con una de sus fuentes primarias de economía, la pesca, ya genera un sentimiento de dolor que produce la indiferencia de un gobierno que esta mirando hacia Venezuela, de una sociedad que eligió la guerra. Está claro que necesitábamos la política del amor en el gobierno; pero la que eligieron fue la de la destrucción de la vida.

Las comunidades han venido denunciando los descaches de la gobernación, incluso desde que el mandatario era Sergio Fajardo, sí, el mismo que muchos ven como la salvación del país fue quien reprimió la protesta social al enviarles el ESMAD a los ciudadanos que indignados se oponían ante esta monstruosidad, fue también quien en el 2003 realizo cambios en la obra para acelerarla, la volvieron mas barata, mas frágil, mas inminente a la tragedia.

Y es que no son pocas las personas que se verán afectadas, se estima que alrededor de 113.000 personas están en riesgo si se rompe la presa, una catástrofe de proporciones bíblicas, por otro lado, aunque se recupere el cause del río Cauca, las interacciones ambientales cambiaran drásticamente, no será igual y el daño será irreparable.

Lo importante, fundamental y prioritario siempre será la vida de las personas por encima de un fallido proyecto hidroeléctrica, espero que no pase, pero tengo el presentimiento de que la presa va a colapsar, de que la tragedia es inminente y de que los culpables no van a pagar, ojalá me equivoque y la vida no se apague para ellos.

 

( 4 ) Comentarios

  1. ReplyDamián Garcés Restrepo

    Que tristeza esa política neoliberal de la ambición de dinero a costa de lo que sea. Más triste aún el mismo Estado ser un patrocinador de este asesinato y afectación irreparable a nuestro medio ambiente. Muy triste la realidad colombiana

  2. ReplyGustavo Carreño J.

    La catástrofe es inminente, monumental, desaparecen el segundo río más importante de Colombia en su tramo central. FLUVIOCIDIO, FLUVIOVANDALISMO, FLUVIOCRIMINALIDAD IRREPARABLE.Gran triunfo de la republiqueta antioqueña uribista y su mítico y endiosado modelo de gestión empresarial paisa.

  3. Haga algo por dios, son miles de seres inocentes que se encuentran en peligro.

  4. Es un proyecto Uribista y pase lo que pase…..no pasará nada.Sigue enterito el “teflón” de Uribe,nada se le pega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Francisco Romero Escobar
Ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional de Colombia, miembro del PROES (Proceso de Organización Estudiantil)