Gigante silencioso

Es el momento de que las víctimas decidan romper el silencio, y no permitir seguir viviendo paralizados por el miedo.

Opina - Sociedad

2018-02-09

Gigante silencioso

Empezamos este 2018 con un escándalo que encendió las alarmas a nivel mundial, una situación que había llevado un “bajo perfil” por más de 20 años. Larry Nassar, ex médico del equipo de gimnasia olímpica de Estados Unidos, fue acusado de violar a más de 160 menores, por lo cual fue condenado por el Tribunal del condado de Ingham a 175 años de cárcel el pasado 24 de enero.

Todo comenzó con Kyle Stephen, ex amiga de Nassar, quien fue abusada por él durante 6 años; más de 100 niñas del equipo de gimnasia prefirieron guardar silencio, así como Stephen evitó denunciar a su “amigo”.  A pesar de esto, una de las mujeres que tomó el coraje para salir a denunciar esta conducta de Nassar, fue Aly Raisman y gracias a ella, muchas víctimas dejaron de sentirse inseguras y decidieron denunciar a su agresor.

El abuso sexual a menores es una problemática común en la mayoría de países del mundo, cada año se encuentran más escándalos de personas enfermas que deciden engañar y utilizar a pequeños niños para satisfacer su libido. El caso de Nassar solo es un recordatorio de este fenómeno silencioso que carcome la vida y vitalidad de los niños a nivel mundial.

Solamente en Colombia, en 2017 según un estudio de Medicina Legal, 48 menores eran abusados por día, y esos eran los que se atrevían a denunciar a su agresor. Ahora bien, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, únicamente se denuncian el 30% de los casos de abuso y para el 2012 más de 1.8 millones de jóvenes han sido abusados al menos una vez en sus vidas. La medio bobada.

Pero, ¿por qué no todas las víctimas denuncian a su agresor? Sencillo, por temor; temor al qué dirán, por miedo a ser avergonzados, y, en la mayoría de los casos, por amenazas que han recibido por parte del victimario.

Lastimosamente, he conocido muchos casos de abuso a menores en Colombia; he podido hablar con niños y lograr que se desahoguen conmigo; pero cuando llegamos al tema de denunciar a su agresor, su mirada se inunda de temor. Los pederastas se encargan de hacerle creer al niño que, si le cuentan a alguien más sobre eso, sus papás van a morir, o los convencen de que nadie les va a creer, y, en el peor de los casos, les dicen que es algo completamente normal, ya que es una demostración de cariño.

Este es un tema bastante álgido en Colombia. Los padres y las autoridades se hacen “los de la vista gorda” con esta realidad. En muchos casos, los papás deciden no creerles a sus hijos cuando ellos vecen el miedo a contarles sobre esta traumática experiencia. Y para qué hablar de las autoridades, si, lastimosamente, acá en Colombia un infeliz viola a más de 10 niños y le dan 15 o 20 años de cárcel, ah pero tienen opción de rebajar la pena por buena conducta y trabajo social ¿PERDÓN? Citando a la ex gimnasta Rachel Denhollander, “¿Cuánto vale una niña pequeña? ¿cuánto vale una mujer joven?” parece que valieran apenas 15 años de cárcel o la posibilidad de pagar la fianza.

Pero como son niños, nadie les presta atención, ni dedican páginas enteras en los periódicos hablando sobre la problemática que enfrentan, y como ellos viven atemorizados, pues entonces aquí no ha pasado nada.

Es hora de derrotar a este gigante silencioso que le cambia la vida a las personas, aquel que deja horribles cicatrices y memorias que quizá nunca sean borradas del todo. Es el momento de que las víctimas decidan romper el silencio, y no permitir seguir viviendo paralizados por el miedo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alejandra Cerón
Estudiante de Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Pontificia Bolivariana, seccional Bucaramanga. 18 años de edad.