Federico Gutiérrez, populismo de calidad

Federico Gutiérrez llegó gracias a su estrategia de comunicación más que por sus propuestas a las problemáticas paisas.

Opina - Política

2018-03-07

Federico Gutiérrez, populismo de calidad

En la siguiente columna voy a intentar no escabullirme en la crítica hacia la administración de Federico Gutiérrez. Discúlpeme si en el presente texto quizá rozo algunas de sus decisiones tanto políticas como sociales para esbozar mi idea; pero lo fundamental es que, usted como lector, se dé cuenta de lo que es una propaganda política bien ejecutada y cómo puede encauzar un cambio rotundo en la percepción del público hacia su entorno, hasta el punto de la idolatría y el sesgo unánime de los hechos.

Como lo decía Jaime Garzón, lo normal es que uno escoja al servidor público para que le sirva al público. Si usted trabaja o ha trabajado, lo más seguro es que mientras hacía bien su trabajo, su jefe no lo felicitaba mucho por ello. Ese es el sentido común de las cosas, el orden por el que debe estar regido cualquier sistema. Si a usted le están pagando, es para que lo haga bien. Es muy gratificante recibir una felicitación de vez en cuando, por supuesto. Pero el pago monetario, la dinámica laboral, y las diferentes cosas que propicia el mismo empleo (como la experiencia) son a fin de cuentas su retribución.

Es difícil entender eso en un país como Colombia porque nos hemos acostumbrado a que todo el mundo haga las cosas tan mal que cuando alguien las hace bien, creemos que es necesario idolatrarlo por haber actuado como el orden natural de la vida dictaba que debía hacerlo: bien. Eso pasa con los políticos de este país. Y vuelvo con Garzón: uno los escoge para que funcionen en pro de la colectividad, y termina el colectivo haciéndole venias para que los beneficie, y cuando los beneficia, terminan dándole el cielo, a pesar de que reciban un salario del bueno, y de que ese deba ser el orden normal de las cosas.

Esta extensa introducción es debido a que, por algunas situaciones y escenarios en los que ha estado Federico Gutiérrez como alcalde de Medellín, las personas se atreven a conmemorarlo como uno de los mejores alcaldes que ha tenido la ciudad, pero analicemos bien cómo muchas de las cosas que ha hecho sólo han obedecido a un plan de comunicación extenso, tácito, y muy bien preparado.

Casos virales particulares, donde le duele a la gente

Las administraciones deben enfocarse en poder resolver los problemas globales que tiene un entorno y una población determinada. Las administraciones NO deben enfocarse en los problemas particulares por su baja repercusión en el público. De nada sirve acabar con un conflicto social en una familia, si hay otras 20 mil familias que tienen la misma vicisitud. El trabajo de la administración en este caso, es crear alternativas estratégicas que ayuden a solventar el problema general de las 20 mil, y no usar el poder jurídico y gubernamental para ayudar a una sola.

El atraco

Así sucedió, por ejemplo, con los atracos motorizados que quedaron registrados en video y se hicieron virales en todo Colombia en 2017. En el primero de ellos, en menos de 24 horas se logró la captura de los tres delincuentes1, comandada por el en ese momento detective policial, Federico Gutiérrez.

Eso sí, las cámaras de los más poderosos medios de comunicación hicieron también parte fundamental del operativo. Es importante que la gente se dé cuenta de estas acciones del alcalde a través de los noticieros. Siempre habrá que recurrir a la superdifusión debido a que como no le va a beneficiar mucho que digamos al público (al ser un caso particular), entonces es difícil que se den cuenta por sí mismos o a través de la repercusión de dichos hechos. De una u otra forma tienen que enterarse de que el alcalde ‘está trabajando por la ciudad’.

¿Qué pasó entonces con las casi 5.000 personas a las que se les robó el celular en Medellín solamente en lo recorrido de enero hasta agosto de ese año 2017?2 ¿A cada una se le dio la importancia tal para que se hiciera justicia con sus pertenencias? ¿En qué les benefició que se hiciera un escándalo mediático en enero, si su destino de robados no cambió en lo más mínimo en todo lo que transcurrió del año?

Apropiarse de un hecho particular para hacerse las veces de héroe frente a la comunidad, y decir que se está trabajando por la ciudad sólo por hacer ‘justicia’ con un atraco, es populismo. Porque con ello no se hizo nada en materia de seguridad desde la globalidad, y eso no afectó en lo más mínimo al resto de los miles de personas que fueron atracadas en Medellín posteriormente. Pero a la gente se le hace creer a partir de toda la estrategia propagandística, que actos ‘heroicos’ como el que el alcalde llevó a cabo en esa ocasión inolvidable, sí están ayudando a la ciudad. Pero es falso. Eso únicamente favorece a su imagen.

El atraco, segunda entrega

El segundo atraco que aconteció meses después y que también se volvió viral, dejó expuesta la suposición que aquí planteo. El alcalde jugando a ser héroe de película no acaba con la delincuencia, solamente favorece su imagen. Y hasta ahora le ha salido muy bien, porque en vez de preguntarse cuáles son las causas por las cuales las personas de Medellín recurren al robo, se pasea con su canal pa’ arriba y pa’ abajo, y la gran mayoría prefiere ver su programa que analizar las problemáticas de la ciudad.

En este segundo atraco se repitió la historia. Y la gente se lo agradeció: que tan atento, que tan buen alcalde, que tan preocupado. Pero mientras estaba exponiéndose a sí mismo como un defensor de la seguridad en medios de comunicación, al otro lado de la capital estaba sucediendo el delito decenas de veces, y no lo digo yo, lo dicen las estadísticas: en Medellín se roban un celular cada 102 minutos3, y eso que no se incluyen los demás tipos de robo.

Federico Gutiérrez está donde está en este momento, gracias a la apropiación mediática que ha realizado de casos que se han viralizado en todo Colombia. La cosa es que, la apropiación de dichos casos, no afectan en nada la problemática a la cual esos casos pertenecían. Continúan los ejemplos.

Las grescas de colegio público

En una situación de violencia, dos jóvenes le cortaron el pelo a una compañera, y además, apuñalaron a otra por defenderla. Federico se apersonó del caso, pidió que sobre las mujeres cayera todo el peso de la ley, y advirtió que esto era un ‘trauma para la ciudad y el país’4.

Pero sólo se percató de ello porque fue grabado y montado en redes. ¿Cuántos casos de violencia no se presentan en los colegios a diario? Sabiendo, además, que todos van de la mano con un problema de trasfondo muchísimo más grande: los combos y la cultura delincuencial en los barrios, (fundada también por series televisivas que plantean a los matones colombianos como héroes) influye seriamente en el pensamiento de los más chicos. Pero esos temas sí son intocables, en especial el de los combos. Porque para eso sólo basta ir a los barrios, tener encima a las cámaras y los comunicadores infalibles de los diversos medios, y decir que se está combatiendo la inseguridad y que ni él, ni nadie de la alcaldía, le tiene miedo a los combos delincuenciales en la ciudad. Palabras sobran, pero ¿y los actos? ¿Cómo mejoró Federico la seguridad de los colegios medellinenses con su participación en el caso viral de las jóvenes del Inem?

Decirle a la gente lo que quiere oír

Descripción: alcalde de medellin .
Personajes: federico gutierrez zuluaga .
Fecha de evento: 20/05/2017.
Foto: Robinson Sáenz Vargas

El programa personalizado de la estrategia de comunicación del alcalde, Federico Cuenta Con Vos, es quizá la máxima expresión de cómo es más importante para esta administración, la forma en que se le llega al público y no cómo se puede mejorar la vida de ese público. Lo invito a ver alguno de los capítulos en que él aparece, y  tómese el tiempo para analizar cómo trata a la gente; analice los ‘importantes’ temas de los que habla, cómo habla, cuál es el guion básico sobre el que se fundamenta la producción5. Hay que tener a las personas contentas, decirles lo que quieren oír. Cuando Colombia se mira en un espejo se asusta. Hemos trastocado el concepto del regionalismo hasta el punto de generar un efecto contrario en nuestro terrotorio: es un acto pecaminoso y mal visto, expresar los errores del país y analizarlos.

Encuesta y delirios de persecución

Según el último estudio de Gallup, Federico Gutiérrez es el segundo alcalde con mayor aceptación en Colombia6. Y ese reconocimiento quizá no se deba a la estrategia política que ha montado para mejorar a Medellín, sino a la estrategia comunicacional para modificar el pensamiento de las personas. Ahora, ¿quiénes fueron los encuestados en dicho estudio? Según la ficha técnica del mismo, sólo 200 personas de Medellín fueron encuestadas, mientras que de ciudades como Bogotá, hay unas 400. En total, fueron tenidas en cuenta únicamente 5 ciudades, y de ellas se produjeron 1200 llamadas a 1200 personas diferentes. ¿Es este entonces un dato viable para ser difundido en todos los medios de comunicación de Colombia? ¿En realidad 1200 personas expresan el contento o descontento de 48 millones de colombianos, y especialmente de los 2,4 millones de medellinenses?

La peligrosidad de este engranaje propagandístico radica en que no hay una verdad más real que la creencia. Cuando la mayoría cree en algo, ese algo, aunque sólo esté en sus mentes, puede terminar por convertirse en realidad, pues cada uno actuará bajo dicha creencia. Y  clases de encuestas como esta, y ‘notas periodísticas’ que las reproducen, lo que intentan es implantar una creencia política en la región.

Conviene también, en el mismo orden de ideas, que surjan de la nada sucesos extracurriculares que causen conmoción y generen repudio. Federico Gutiérrez fue amenazado de muerte. Y su persona lo dijo, “Ni se les ocurra atentar contra un policía para querer llegar a mí”7. Nuestro contexto histórico nos remite a los múltiples momentos en donde personas idóneas de cambiar el país fueron asesinadas con la complicidad de la seguridad pública. A algunos, nos remite también a los miles de casos en donde otros seres humanos idóneos, que no importaban tanto a la opinión, fueron asesinados y muertos en silencio, (todavía con más complicidad de la seguridad pública).

Otorgándole el derecho de la buena fe, NADA justifica las amenazas, y el alcalde debe recubrirse bajo todo el mecanismo de seguridad para estar salvaguardado. Y si en verdad las amenazas propenden a ser ciertas, entonces es porque en efecto, está incomodando a algún sector corrupto de la sociedad. Pero no hay duda en que esta situación complementa la magnánima forma en cómo le ha llegado al público. Y la viralización de una amenaza al segundo alcalde más aceptado del país, cae como anillo al dedo en el entramado propagandístico que se ha desarrollado durante todo el texto. “Es que lo amenazaron -dirán las personas- porque está trabajando por la ciudad”.

El problema en Colombia no es que los políticos sean de izquierda o de derecha, o que tengan una ideología determinada a la hora de gobernar. El problema es que, quien esté en la administración, no se gane el apoyo de la gente con sus obras y su trabajo, sino con sus fuertes propagandísticos y con la manipulación mediática de su equipo de comunicación. Una vez más, reitero el punto por el que empecé este escrito: la idea no es malograr una crítica a la gobernabilidad del electo, sino a la importancia que la ha dado a los medios para posicionarse, restándole incluso, importancia a los actos y decisiones.

Querido lector, que no le extrañe todo lo que ha leído en esta columna, sabiendo que de la misma forma,  muchos candidatos hacen política en nuestro país, y así es como llegan a sus cargos gubernamentales: con sus videos saludando a la gente, con sus posters abrazando a transeúntes, con su mano estirada y brindada a cualquiera que viera en la calle. Federico Gutiérrez llegó gracias a su estrategia de comunicación más que por sus propuestas a las problemáticas paisas y, a fin de cuentas, así es como se ha desempeñado. Más que un político, ha sido un comunicador que persuade para generar creencias comunes, que a propósito, se hacen cada vez más grandes y fuertes.

 

 

____________________

  1. http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/criticas-por-el-caso-de-los-atracadores-captados-en-video-37890
  2. http://caracol.com.co/radio/2017/08/21/nacional/1503330056_298118.html
  3. http://www.elcolombiano.com/antioquia/seguridad/robo-de-celulares-en-medellin-YM5718221
  4. https://www.elespectador.com/noticias/nacional/antioquia/alcalde-de-medellin-pide-castigo-ejemplar-para-estudiante-que-apunalo-su-companera-articulo-736722
  5. https://www.youtube.com/watch?v=ZXaCu7Wy9bg
  6. http://www.eltiempo.com/politica/partidos-politicos/popularidad-de-los-alcaldes-y-gobernadores-del-pais-encuesta-gallup-103750
  7. http://www.elcolombiano.com/antioquia/seguridad/federico-gutierrez-se-refirio-al-plan-para-matarlo-en-altavista-IE7035381

 

( 1 ) Comentario

  1. Tu objetivo de no “malograr una crítica a la gobernabilidad” sin lugar a duda lo haces porque la estrategia de tu columna no es denunciar sino todo lo contrario, es dejarnos la puerta abierta para reflexionar de cual es el papel de los medios y mas aun los que se encuentran en Medellin, pero también como el Alcalde los usa para generar propaganda mediática y crear una imagen que responde a cualquier eventualidad pero no a las verdaderas necesidades que necesitan los paisas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hernán Muriel Pérez
Comunicador social - Periodista, Redactor-Editor, Fundador de Cofradía para el cambio - Copec