Fajardo amenaza de nuevo la unidad

¿Fajardo repetirá la historia de las presidenciales convirtiéndose en una amenaza para la unidad, esta vez en casa bogotana?

Opina - Política

2019-02-05

Fajardo amenaza de nuevo la unidad

Su mundo político, constantemente rodeado de retórica dubitativa, lo ha llevado a convertirse en un personaje impreciso, desafiante, amargado y prepotente. Y no hablo de Álvaro Uribe Vélez, sino de Sergio Fajardo que, cada vez, se parece más al siniestro que nos mal gobernó durante los años 2002-2010.

Ni un puñado de vergüenza lo hizo sonrojar. Sobre todo, cuando las circunstancias están aparentemente a su favor para decir que no se lanzaría nuevamente a un cargo de elección popular y meses después recordarles a sus electores que una vez les dio la espalda porque se fue a ver ballenas, pero que regresa para ponerles la cara.

Es como establecer una analogía de la actitud del peor papá cuando se va de casa y se le da por recordar a sus hijos, cuando después de viejo necesita de su compañía, pero ya éstos ni lo recuerdan, ni lo necesitan. Eso fue lo que sucedió estos días, en su entrevista en RCN Radio, cuando le preguntaron: “¿Para las próximas elecciones se va a lanzar nuevamente usted a la presidencia?” Y cual Uribe, acomodándose al momento coyuntural, de manera oportunista y desprevenida le responde a su interlocutor: “Altamente probable”.  Eso me lleva a plantear una lectura política. ¡Ojalá sea desacertada! ¡Ojalá me equivoque!

Como van las cosas, Sergio Fajardo se lanzaría a la presidencia en el año 2022. ¿Lo hará por el Partido Verde o con algún apoyo político del uribismo?

A ciencia cierta no lo sabemos, pero supongamos que si lo hace por el Partido Verde, podrían surgir algunos efectos colaterales. Uno de ellos, es que se le atravesaría a la aspiración presidencial de Claudia López. ¿Será por eso que Claudia, según rumores, estaría tomando la decisión de lanzarse a la alcaldía de Bogotá usando como mecanismo una encuesta y de paso le cortaría las alas a Antonio Navarro? ¿Es mi impresión o Claudia tiene miedo de quedarse “sin el collar y sin el perro” y por eso prefiere, probablemente, dar un paso al costado en las presidenciales del 2022 para dejarle la vía libre a Fajardo y ella imponer su aspiración política a la alcaldía? De ser así el efecto Fajardo lo estaría recibiendo indirectamente el mismo Antonio Navarro.

¿Otra vez Sergio Fajardo atravesándose en las posibilidades de unidad de los sectores sociales, comunitarios, políticos y alternativos? ¿En la política bogotana? Quienes leen estas líneas pueden estar pensando en este momento que el susodicho no tiene influencia en Bogotá, pero todo parece indicar que tiene más poder que el que podemos imaginar. Poder…destructivo, por supuesto. ¿El caballito de Troya de “Él”? Un poco salido de los cabellos este planteamiento, pero paso a explicar por qué sí sería posible y, como dije, puedo equivocarme.

– Alguien refutaría preguntando: ¿Y si Navarro le gana a Claudia en la consulta?

– A lo que yo contestaría: Depende. ¿De qué? Del mecanismo.

Si el mecanismo es el mismo que usaron los verdes para elegir como candidata a Claudia a las presidenciales, cuando Navarro perdió ante su contendora, y lo repiten esta vez para la alcaldía de Bogotá, la victoria la tendría virtualmente Claudia. Pero si el mecanismo no es encuesta sino consulta, la victoria probablemente sea de Navarro. En el caso de la encuesta, se puede establecer que tiene una base de respaldo más apegada a una militancia. En cambio, en la consulta, confluye una base de respaldo tanto de sus militantes como de sus simpatizantes. Éstos últimos, más simpatizantes de candidatos que del mismo partido.

En el caso de Claudia y según rumores está pensando en lanzarse seriamente, pero con la condición de que el mecanismo sea una encuesta. De ser así, pone la balanza de su lado. ¡Obvio!, nadie quiere ceder a un terreno donde se siente más débil. En cuanto a Antonio Navarro, creo que está más dado en este momento a irse por una consulta. Aunque esto lleva a los verdes a dos escenarios: a una consulta interna (es decir, dentro del Partido Verde) y posteriormente a otra consulta, pero entre movimientos o partidos y sectores sociales y alternativos.

Lo que traería consigo algunas consecuencias, como: que se expongan frente a la oposición a críticas por doble gasto presupuestal, que la Registraduría en una de sus ya acostumbradas maniobras niegue el presupuesto y que las consultas, a mi modo ver, a pesar de ser mecanismos democráticos, los deja mal parados políticamente y divididos internamente.

Es decir, que si gana Claudia en consulta, perdería el respaldo de seguidores de Navarro -desde luego, no todos-. Y si gana Navarro, éste perdería parte del apoyo de seguidores de Claudia. Eso dado que no todos los votos se endosan y que las consultas suelen generar fricciones. Luego entonces se traduciría en una pugna, una división que en últimas no los deja tan fortalecidos como partido y para competir contra los sectores alternativos en una segunda consulta. En consecuencia, esa segunda consulta, posiblemente, también tendría resultados desastrosos. Debilidad que aprovecharía muy bien la ultra derecha en cabeza de sus improvisados precandidatos.

Por eso todo depende del mecanismo. Si se impone la encuesta, Claudia tiene todas las de ganar. Primero porque Claudia está más fuerte que nunca con su participación como formula vicepresidencial de Fajardo y porque lo más posible es que la encuesta sea realizada con seguidores puramente verdes -es decir militantes-.

Pero si se llega a imponer consulta -en este caso interna-, por donde quiera que se mire, Antonio Navarro saldría bien librado. Pero con la advertencia antes resaltada: que sus seguidores salgan divididos con los de Claudia.

En el caso de consulta interna, un voto tanto de militantes y simpatizantes de los verdes, como el voto externo a favor de su candidatura minaría todo el apoyo interno que tiene Claudia. En caso de una consulta de sectores alternativos, sería más fácil para Antonio que para Claudia convencer al voto externo, conformado por una buena fracción de sectores de opinión, los que tienen origen en un amplio sector de simpatizantes de la Colombia Humana y demás movimientos de izquierda. Por eso no hay que olvidar que Navarro ha estado en el pasado con Petro y los antiguos Progresistas -hoy Colombia Humana-, variable que no hay que rechazar teniendo en cuenta que aún despierta mucha simpatía en esos sectores. Todo esto le daría un espaldarazo tanto en una eventual consulta interna como una consulta de sectores alternativos.

Y todos pueden ser escenarios posibles. Lo que analizo son los efectos colaterales que inicialmente mencioné. En especial la influencia indirecta que trae Sergio Fajardo sobre Claudia y, ésta a su vez, sobre Navarro. Y no dudo que, entre los dos -Claudia y Navarro-, de alguna manera puedan conciliar un buen mecanismo. La cuestión es que de llegar a elegirse la encuesta, de llegar Claudia a lanzarse y Sergio ser candidato presidencial en 2022 –repito: sólo por los verdes-, la unidad de los sectores sociales, políticos y alternativos –de centro y de izquierda- tambaleen gracias al efecto dominó de Sergio Fajardo antes mencionado: que Sergio se lance a las presidenciales, desplace a Claudia en su carrera -ya que ahora tiene un talante más presidencial y difícilmente se baje de ahí y su premio de consolación sea la alcaldía-, y ésta última desplace a Navarro.

Aunque todo cambiaría -para bien de la centro izquierda- si Antonio Navarro es directamente el candidato de los verdes, se enfrente a la consulta con los sectores alternativos y Sergio Fajardo se proyecte recoger firmas o, lo que está haciendo en este momento, seducir a los cacaos y grandes conglomerados empresariales para que junto a la bendición del peligroso Uribismo se lance con su apoyo. Veremos si es por el Centro Democrático.

Lo que también me permite pensar que el trabajo del “paisa tibio” dentro del Partido Verde -de llegar a ceder Claudia-, también le ayudaría al Centro Democrático a quedarse con la alcaldía de Bogotá, mientras que desde la cómoda contemplación a las ballenas ve a los verdes y los sectores alternativos desmoronarse. Un claro guiño para Uribe. Repitiendo la historia de las presidenciales: convertirse en una amenaza para la unidad, esta vez en casa bogotana.

 

Posted by Fajardo on Tuesday, February 3, 2015

( 7 ) Comentarios

  1. Me importa un bledo los verdes. Culpables de que Uribe este gobernando.. que se vayan a la mierda.

  2. ReplyEdwin Sánchez Jaramillo

    Respeto su argumento pero no lo comparto,no soy de Bogotá pero nunca dejaríamos entrar a la alcaldía de nuestra ciudad un candidato del centro Demoníaco.. Estaré con la exsenadora Claudia..Buen día.. Gracias.

  3. ReplyFederico Rodriguez Morán

    Lo importante es llegar unidos a las elecciones de Octubre y para esto los partidos de la alianza deben seguir hablando y negociando el poder, es el momento de derrotar y capitalizar a los tradicionales a través del inconformismo nacional, sigo con la formula Fajardo y Claudia a la presidencia el 22 y Navarro para Bogotá. Divides y reinaras es un dicho y dos lápices juntos es otro dicho.

  4. Eres tibio hasta de los huevos!!!!

  5. ReplyEloy Gutierrez Anaya

    Me resulta inverosimil que aun hoy no vean cual es el papel de este señor, el nunca sera presidente de la republica su perfil de solapado y su discurso difuso y “culebrero” encaja perfectamente en ese papel de disociador, es como el gorgojo en la madera se va metiendo silenciosamente y sin que nadie lo note terminan derrumbando la casa. Fajardo sido, es y sera el caballo de Troya del Uribismo, es la ficha clave para dividir a los alternativos y esta vez lo hara para garantizarle al Uribismo la Alcaldia de Bogota. ¿En verdad Navarro se va a prestar para esta payasada?

  6. Lúcido comentario. El ajedrez tiene un troyano.

  7. El único candidato para la alcaldia de Bogotá, que puede reunir los verdes y los sectores de izquierda y alternativos es Navarro, lo demás es favorecer al CD. Para las presidenciales es más complejo, pero lo seguro es que la izquierda y los sectores alternativos no le caminaran a Fajardo y Claudia López no se le conocen las ideas de estadista para dirigir un país. Deja todo lo que empieza a medias sino revisen que paso con la consulta anticorrupción, le falto decisión para no dejarse ganar en la registraduría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alonso Rodríguez Pachón
Estudiante de Derecho. Educa, forma, escribe, lee, se equivoca, sobre todo critica y reflexiona, y en lo posible construye. La política: una actitud como "norma de conducta universal".