Extrañaré a Santos, esperaré a Duque

Nadie se ha comprometido tanto en Colombia a salvar vidas como lo hizo Santos, aquí la vida vale poco, eso ya lo sabemos.

Opina - Política

2018-07-27

Extrañaré a Santos, esperaré a Duque

¿Cómo no extrañar a una persona decente, con clase, que dignamente nos representó en el ámbito internacional y que ayudó a pacificar nuestra nación? Sí, a pacificar, aunque muchos crean lo contrario. Claro que voy a extrañar a Santos, pero no solo por sus logros en materia de paz —imperfecta si se que quiere—, sino, además, por su talante de estadista, por su diferencia en la forma de gobernar, alejada de odios y muy distante de los gritos, las amenazas, la censura a la prensa y la intimidación a sus opositores.

No chuzó a nadie, no hizo interceptaciones ilegales, no dejó entrar al Palacio de Nariño, por la puerta de atrás, a escondidas, a ningún bandido, a tramar quién sabe qué cosas. Claro que voy a extrañar al presidente Juan Manuel Santos. ¿Cómo no extrañar a nuestro segundo nobel? Yo no pienso mandarlo para el infierno como hicieron con el primero. No. Yo le agradezco inmensamente su sacrificio y el haber cambiado su popularidad —que aumentó—, por haber hecho lo correcto en varios frentes.

No me da pena reconocerle sus cosas buenas, como tampoco criticarle lo malo, porque tampoco fue un santo. Ese cuento de algunos periodistas de que el periodismo está para criticar al gobierno es un embuste chino que les meten a los estudiantes en las universidades. No, señores, el periodismo está para decir la verdad, que, claro, no es una sola. Pero la verdad también abarca lo positivo.

Se equivocó en varias aspectos, obvio, es un ser humano. Quizás se hubieran podido hacer cosas mejores en seguridad, con la implementación de los acuerdos, con la defensa de líderes sociales, con la deforestación. Le faltó legalizar la marihuana, como lo dijo su hijo, Martín. Muy posiblemente se hubiera podido avanzar en estrechar la enorme brecha que aún existe entre la Colombia urbana y la rural. Quizás otros hubieran hecho cosas distintas, pero su logros son más que sus desaciertos.

Varias personas han empezado a hacer balances, pero a muy pocos medios y a muy pocos columnistas se les ve, se les escucha o se les lee reconociéndole sus virtudes. Como que les da pena. Como pocos lo hacen, no está de más recordar algunas cosas que, gracias a su gestión, hoy tienen a Colombia mejor que hace ocho años. Sin ir tan lejos, cualquier vida salvada en medio de una guerra, ya es una gran labor. ¡Y salvó más de 5.000, gracias al acuerdo con las Farc!

Con ese logro yo ya le agradezco infinitamente, porque nadie se ha comprometido tanto en Colombia a salvar vidas como lo hizo Santos, aquí la vida vale poco, eso ya lo sabemos. Pero hay muchísimos más resultados. Jaime Escobar Peláez, quien escribió hace más de un mes una extensa, pero muy buena nota para el diario El Tiempo, y quien de paso dijo que no había votado por él ni en 2010 ni en 2014, nos recuerda con lujo de detalles algunos aspectos dignos de resaltar:

Mantuvo “el desempleo en un solo dígito, deja buenas relaciones con todos los países, quizás con excepción de Venezuela por su situación actual. Deja una Corte Suprema de Justicia, una Corte Constitucional, un Consejo de Estado, un Consejo Nacional de la Judicatura, una Fiscalía, una Contraloría, una Auditoría. Uno entiende que no es Iván Duque quien quiere acabar con las cortes.

Mejoró la imagen de Colombia en la Organización Internacional del Trabajo en Zúrich (Suiza), que andaba de capa caída por la falta de respeto a los derechos laborales en gobiernos anteriores.

Después de siete años de intenso trabajo, logró la inclusión de Colombia en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), a la cual solo pertenecen los 35 países más desarrollados y organizados del mundo, entre ellos: Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Israel, Japón, Noruega, Reino Unido, etc.

Logró que Colombia fuera aceptada en la Otán, para la defensa del mundo, a la cual pertenecen 29 países tan poderosos como Alemania, Estados Unidos, Francia, España, Inglaterra, etc. Colombia es el único país latinoamericano aceptado como socio global. Muy importante ahora, con la amenaza continua de Venezuela, apoyada por Rusia, China e Irán.

1.400 kilómetros de dobles calzadas (4G). Una seguridad vial sin precedentes en el país. En total, 2.700 kilómetros de carreteras. 40.000 kilómetros de vías secundarias intervenidas (a un costo de 1,4 billones de pesos). 2’400.000 computadores gratis para los niños. Antes de su gobierno había 1 computador por cada 24 niños. Hoy, 1 por cada 4. 9’200.000 familias con gas natural. (3’400.000 lo adquirieron en su gobierno). El próximo gobierno inaugurará el 60 % de las obras de infraestructura iniciadas en el gobierno de Santos.

Un Hospital Militar sin pacientes. Ni un solo militar muerto por las Farc desde la firma del acuerdo de paz. Incautación de los mayores cargamentos de cocaína, en cooperación con el gobierno de España. Duque dice que va a acabar con los jíbaros. Comparen las proporciones. 475.000 casas gratis para el pueblo. Un millón setecientas cincuenta mil familias nuevas con casa propia, entre casas VIS y de clase media con subsidios de intereses. Salud universal. Cubrimiento para toda la población. Terminó con el paseo de la muerte. Obligación, bajo riesgo de cárcel, de atender a todo paciente que llegue a urgencias”.

En fin, son múltiples las cosas por las cuales extrañaré a Santos. El artículo de Escobar Peláez es enormemente revelador y en él se muestra claramente que el de Santos fue un buen gobierno.

Ahora bien, tenemos que despedir al presiente Santos, ojalá con muchos aplausos de agradecimiento, pero va llegando la hora de recibir a Duque. Lo primero que hay que decir, en respuesta al columnista Mauricio Vargas, quien parece que hace consejo de redacción con María Isabel Rueda para escribir siempre lo mismo, es que al presidente electo no se le critica por lo que no ha hecho, sino por lo que ha anunciado.

¿Cómo es eso de que su ministro de Defensa va a regular la protesta social? ¿Cómo así que nombra de ministra de Trabajo a quien le recordó que el jefe no es él, sino Uribe? ¿Cómo le vamos a creer su interés por lo social, cuando elige a un ministro de Hacienda que fue capaz de decir que el salario mínimo es muy alto? ¿Cómo es posible que, sin haberse posesionado, vaya anunciando, así porque sí, que respalda a un investigado por la justicia, cuando lo que debe hacer es respetar y respaldar la institucionalidad y las leyes? ¿Qué podemos esperar cuando asuma?

Como lo dijo Carlos Castillo Cardona: “Decir: “No lo critiquen. Déjenlo que empiece a gobernar” perpetúa la burla, la zozobra y el miedo”.

Como ven, el que se va, se va con honores, el que entra, lo hace despertando muchas dudas. Veremos. Gracias, presidente Santos, no lo olvidaremos, éxitos y mucha suerte. Bienvenido, presidente Duque, lo esperamos, ojalá para bien.

Adenda: Peñalosa, según ha insistido el concejal Hollman Morris, va a hacer su metro elevado sin estudios. A Peñalosa el IDU le dijo que su TransMilenio por la séptima es inviable, así luego haya arreglado ese pronunciamiento, ¡es que no cabe! A Peñalosa, por su autofobia, le va a dar por invertir menos en seguridad como si en Bogotá viviéramos dichosos con los atracos. Peñalosa persiste en comprar buses con combustibles que, de acuerdo con los expertos, son poco amigables con el ambiente. ¿Qué más hay que aguantarle a este alcalde?

( 3 ) Comentarios

  1. ReplyFlorángela Herrera Reyes

    Si. Yo tengo mucho para agradecerle al señor presidente Santos y mis razones son también las que destaca usted. Un presidente que trató de dignificar la vida mia, la de mi pais es el que hace y escribe nueatra historia.

  2. ReplyMaria fernanda S.M.G

    NADIE CON MAS SOBRIEDAD ESPIRITUAL MESURA EN SUS EXPRECIONES VERBALES Y NO VERBALES. UN HOMBRE DE PAZ Claro que es mas lo que debemos agradecer y que no es cierto que el periodismo deba dedicarse a ser un MEDIO TOXICO PARA EL PAÍS El periodismo se debe a LA VERDAD a su mision PROFESIONAL No a estar alquilado en medios PRIVADOS atizando el FUEGO DE LA GUERRA y acosando CONTRADICTORES. EXCELENTE COLUMNA mil gracias Mauricio…por esas letras que ESTAN EN EL CORAZÓN DE LA MAYORIA DE LOS COLOMBIANOS COSCIENTES DE PAÍS con mucha GRATITUD para NUESTRO PRESIDENTE JUAN MANUEL SANTOS….EL PRESIDENTE DE LA PAZ.

  3. Replyfernando calvo sanchez

    Buen Analisis, solo observo dos cosas en qué falló en no haber definido la Paz por Decreto y si someterla a escrutinio, eso era para 2025 cuando se hubiera reescrito un poco la historia y los Uribistas hubieran aprendido a leer !!
    Además de haber puesto empeño en Vías terciarias
    Pero nos representó bien aquí y en el exterior mostrando que tenemos gente inteligente,educada y deseosa de la Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mauricio Galindo Santofimio
Comunicador social - Periodista, docente universitario. Subdirector de Esfera Pública. https://twitter.com/MauricioGalin11