El Petro que hipotecaría Venezuela

El presidente Nicolás Maduro sigue sorprendiendo con sus medidas para aparentar que la crisis no existe. Conozca más sobre el criptoactivo de la República Bolivariana de Venezuela.

Opina - Internacionales

2018-03-02

El Petro que hipotecaría Venezuela

Con la creación de la criptomoneda ‘Petro’, que a diferencia de otras que existen en el mercado, cuenta con el respaldo físico de las reservas nacionales de oro, petróleo, gas y diamantes, surge como una estrategia ante los graves problemas de liquidez que llevaron al vecino país a ser declarado en default parcial por pagos atrasados.

Maduro ha instado a las naciones de la Organización de Estados del Caribe Oriental a adoptar el Petro; pero personajes como Calvin Ayre, asesor del gobierno de Antigua y Barbuda y defensor de las criptomonedas, cree que Venezuela se está equivocando y debería fijarse en lo que ya existe.

“Es ridículo —le dijo Ayre a El Nacional—. Quiero decir, que si no pueden manejar su propia moneda en el sistema anterior, ¿van a poner en circulación otra moneda en el nuevo sistema y les va a funcionar? Eso es simplemente ridículo para mí. De hecho, ya existe una solución para su problema, el bitcoin cash, simplemente adopten eso”.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Rafael Guzmán, dijo al mismo diario venezolano: “Advertimos a los inversionistas que al comprar un Petro están comprando un activo ilegal que viola la Constitución venezolana”.

Lo que coincidiría con aquellos que dicen que esta jugada es una cortina de humo para lavar activos, como el grupo Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio, Veppex, quienes señalaron que esta criptomoneda es una herramienta para “lavar el dinero proveniente del narcotráfico y la corrupción”.

Este tipo de monedas normalmente están descentralizadas. No son emitidas por bancos centrales, sino que “minan” de manera virtual mediante el registro compartido de transacciones, una tecnología conocida como “blockchain”. El Petro, al contrario, será emitido y regulado por un gobierno “que ha generado hiperinflación”, subraya Jean-Paul Leidenz, investigador económico y evaluador de políticas públicas experto en criptomonedas.

Además, la Superintendencia advierte que las transacciones en las plataformas de bitcoin son anónimas, por lo que el uso de monedas virtuales se puede prestar para adelantar actividades ilícitas o fraudulentas, incluso para captaciones no autorizadas de recursos, lavado de dinero y financiación del terrorismo.

¿Quieres saber más acerca de esta criptomoneda?

Sebastián Ospina Valencia es economista de la Universidad de Antioquia, candidato a magister, analista en Estratégica, consultoría y educación en finanzas e inversiones desde hace cuatro años; además, director de una compañía de analítica de datos.

 

¿Cómo surge la criptomoneda?

Es una moneda virtual que se adquiere únicamente en internet. Cuenta la historia que las criptomonedas en sí nacen en el año 2009 con la aparición del Bitcoin, creado por un conjunto de personas bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto. Las criptomonedas surgen como un proyecto muy “hippie” que buscaba quitarles poder a los bancos centrales.

 

¿Qué convierte a las criptomonedas en divisas?

Deben cumplir tres funciones elementales: ser Medio de cambio, o sea, que las podamos usar para transacciones habituales; Unidad de cuenta, que quiere decir que cada uno de los bienes y servicios existentes tienen un valor tasado en criptomonedas —por ejemplo, que un televisor cueste un Bitcoin—. Y finalmente, Reserva de valor, o sea que las criptomonedas tengan un precio que puede ser transferido a otra divisa como por ejemplo los dólares (al momento de publicar este reportaje, 1 Bitcoin vale 10.635,78 USD).

 

¿Cómo funcionan en sí las criptomonedas?

Todas las criptomonedas tienen como base de sus operaciones el sistema blockchain (cadena de bloques); que podemos asemejarlo como el cerebro humano. De por sí un computador, en este caso una neurona, no puede hacer mucho, sin embargo, en el blockchain, los poderes combinados de millones de computadores en todo el mundo son usados para guardar pequeños trozos de información en cada uno de ellos, actuando así como una red neuronal, un cerebro.

Cuando se hace una transacción en criptomonedas, cada computador tiene un pedacito de información que al juntarse con la de todos los demás permite que el cerebro como tal confirme que esa transacción es válida, que no es fraudulenta, que sí son criptomonedas lo que se están tranzando, que las billeteras virtuales existen y tienen monedas, y que al receptor le llegaron las divisas negociadas.

El blockchain, permite que la información no esté centralizada en ninguna parte y no pueda ser “hackeada” tan fácilmente a la vez que se garantiza que se puedan realizar transacciones válidas pese a que haya algunos nodos fallando.

 

¿Y qué es lo de Mining o computadores mineros?

Cada computador, o neurona, es un minero que es recompensado con una cantidad de criptomonedas cada cierto tiempo por el hecho de dedicar su computador a validar las transferencias de ese blockchain específico.

 

¿Cómo ganan o pierden valor las criptomonedas?

El valor de las criptomonedas depende del número de personas o agentes que la estén usando. Las criptomonedas que más valor tienen son las que gozan de más posibilidades de cambio, de mayor aceptación por los clientes. Si hay mucha oferta (disponibilidad) de una criptomoneda, no vale nada, pero si su demanda (necesidad de usarla) aumenta, su precio se incrementa.

 

¿Y qué hay sobre el Petro?

Con la criptomoneda venezolana Petro hay varios inconvenientes, el primero es que ni los inversionistas ni la gente saben que sistema blockchain maneja el Petro. Lo único que se sabe es que la lanzaron y ya.

 

¿Por qué Maduro decidió lanzar una criptomoneda en medio de a la situación económica de Venezuela?

En estos momentos Venezuela necesita adquirir muchos dólares ya que tiene que pagar su deuda externa, y las reservas internacionales ya no le alcanzan para hacer estos pagos. Necesitan financiarse de dólares. Como Donald Trump bloqueó todas las formas de endeudamiento de Venezuela, en ese sentido no pueden pedirle prestado a nadie porque el que negocie con Maduro, Estados Unidos lo sanciona.

Sin embargo, como las criptomonedas son un mercado al que no se le ha podido “echar mano” y como las transacciones son anónimas -cualquiera puede invertir- entonces la estrategia venezolana parece ser la siguiente: como no puedo emitir bonos de Petróleos De Venezuela S. A. PDVSA y el valor de PDVSA está sujeto al petróleo, entonces emito Petros que estén sustentados en el precio del crudo y que me funcionen, de manera oculta, como bonos de PDVSA. Esto con el plus de que su compra es anónima y no puede ser castigada por el gobierno de Estados Unidos o la ONU.

Básicamente Maduro camufló los bonos de PDVSA en una criptomoneda y en un sistema blockchain, pudiendo evadir así las sanciones de Estados Unidos.

Aunque, el Petro, en la realidad no tiene valor de cambio. El gobierno venezolano lo que está tratando de hacer es darle ese valor de cambio al tratar de generar una necesidad de adquirir o negociar en esa criptodivisa y por eso obliga a que la mitad de las transacciones internacionales en gasolina se las tienen que pagar en Petros en un intento de volverlos imprescindibles para negociar.

Y, por si fuera poco, hay algo que no se ha dicho: el Petro, a la hora de “monetizarlo” o de volverlo dinero real, solo se puede cambiar por los devaluados BOLÍVARES. Esto genera menos confianza en el Petro como una criptomoneda seria.

Entonces, volviendo a las tres condiciones anteriores, el Petro no sería una criptomoneda en toda cabalidad primero porque no tiene un verdadero valor de cambio dentro del mercado mundial, no es unidad de cuenta porque cualquier producto al hacerle la respectiva triangulación puedo sacarle su valor en Bitcoins, por ejemplo, pero ese mismo producto en Petros ni idea de cuánto podría valer, debido a la volatilidad de la inflación y devaluación tan rápida del bolívar y no tiene valor de reserva por ser  respaldado por petróleo, convertido en bolívares. Y esta conversión de Petro a bolívares, luego de bolívares a dólares, y luego de dólares a pesos crea un “desgaste financiero” y ese proceso mina aún más la confianza de los inversores.

 

¿Qué va a pasar con los compradores del Petro?

Curiosamente los inversionistas que compraron Petros le están apostando a que el régimen venezolano va a caer muy pronto. Porque al caer el régimen los bolívares serán fortalecidos cuando haya un gobierno de transición que por sus políticas aumente el valor de la divisa venezolana, logrando así los inversionistas el objetivo de comprar muy barato para obtener unas muy buenas ganancias. Otra cosa es que los inversores también están jugando con el precio del petróleo. El comprador de Petros gana con la caída del régimen o con el posible repunte del precio del petróleo.

 

¿Cuándo caiga el gobierno actual de Venezuela, como le responderá el entrante a los compradores?

Las criptomonedas, por muy anónimas y muy libres de control que sean, siguen siendo un contrato legal entre ambas partes. El gobierno de Venezuela con el Petro se comprometió a dar el equivalente al precio de un barril de petróleo por cada criptomoneda venezolana.

Y ese es el nivel de irresponsabilidad del régimen de Maduro, porque él con el Petro y el Petro Oro está vendiendo las reservas internacionales de oro y petróleo de Venezuela, embargando así el futuro de todo el país. Según cálculos de algunos analistas, por medidas económicas como estas, pasarán muchas generaciones para que Venezuela recupere su estatus económico. Mejor dicho, con esto del Petro fue como hipotecar el país.

 

¿Recomienda que las personas inviertan en criptodivisas?

No lo recomiendo. Yo personalmente soy muy pesimista con las criptomonedas, porque desde Estrategia hemos visto que tiene los comportamientos económicos de una burbuja. Mira que el Bitcoin estuvo a 21 mil dólares, y hoy está rondando los 10 mil, pero independiente de lo que pase con las criptomonedas, éstas están aquí para quedarse.

 

Traemos consejos recomendados por el especialista a la hora de comprar criptomoneda

Primero que todo se debe crear u obtener una billetera virtual. Uno siempre les aconseja a los clientes que si van a comprar criptomonedas tengan en cuenta lo siguiente:

1. Que las criptodivisas que vayan adquirir les permitan entrar en el negocio y salirse cuando quieran. Si les ponen cláusulas o condiciones de permanencia, ¡Pilas, eso es una pirámide u otra cosa peor! La condición primordial es el acceso y el retiro voluntario e inmediato.

2. A veces les piden que tengan el software de blockchain en el computador, pero eso NO es estrictamente necesario. Al descargar el software el computador se vuelve una neurona o “un minero”, pero no es necesario instalarlo porque para que ese pc “mine” debe estar prendido todo el día.

3. Las páginas de la criptomonedas elegidas, por lo general piden información bancaria. Te piden una cuenta de débito o de crédito, una cuenta bancaria o donde consignar, u otros métodos de pago.

¿Quieres aprender más acerca de blockchain y las criptomonedas?

Inscríbete en este Seminario-Taller

 

Ilustraciones cortesía de cointelegraph.com y btcmanager.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cristian Álvarez Balbín
Periodista de la Universidad de Antioquia, engomado del ciclomontañismo. Fiel seguidor del rock, los cómics y la literatura.
Ian Schnaida
Periodista de la UdeA / Fundador y Director de La Oreja Roja / Estratega de Redes Sociales y Asesor de Posicionamiento Digital.