Don Gabriel y su chaza custodiada

Atrás quedaron sus labores de albañil, plomero y enchapador de pisos, ahora vende tintos, chiclets, confites y cigarrillos.

Narra - Narrativo

2018-07-03

Don Gabriel y su chaza custodiada

El comercio es uno de los protagonistas del Centro de Medellín. En este lugar de la ciudad pululan una gran cantidad de vendedores formales e informales, uno de ellos es don Gabriel Pareja.

Nació el 9 de abril de 1959 en Fredonia, Antioquia. Hace 35 o 40 años, decidió radicarse en la “capital de la montaña” en busca de un mejor porvenir. De sus casi seis décadas de vida ha dedicado la mitad a trabajar en el sector de la construcción.

Recuerda con orgullo, pero también con un poco de desilusión, la época en la que laboró haciendo algunas de las vigas del Metro desde 1993 hasta la inauguración del mismo en 1995. Fueron dos años de trabajo, pero según él, solo le cotizaron 60 días dentro del sistema pensional.

“Hay muchas semanas perdidas. Me dijeron que tenía derecho a demandar, sin embargo, ya fue muy tarde. Varios abogados me comentaron que sí se podía, pero hasta tres años después”, manifiesta.

Don Gabriel tuvo que dejar las cosas así, pues cuando quiso hacer algo al respecto ya no había nada por hacer y, al parecer, esa no fue la única vez que lo engañaron, pues según sus cuentas, debería tener un total de 1.118 semanas cotizadas, pero le aparecen registradas 673, es decir, 445 menos.

Se quedó sin empleo el 17 de marzo de 2017. A partir de ese momento comenzó a enviar hojas de vida, pero no ha podido conseguir trabajo. Ante la situación, algunos de sus hermanos (tiene 16 en total) le dijeron que se pusiera a vender dulces en el Centro. Lo motivaron tanto que incluso le compraron una chaza de madera, que por cierto, le pesa mucho, pues se la cuelga en el cuello y camina con ella por diferentes lugares de dicho sector.

Atrás quedaron sus labores de albañil, plomero y enchapador de pisos, ahora vende tintos, chiclets, confites y cigarrillos. “La primera vez que la surtí me fui para una cigarrería, se me fueron como 460.000 mil pesos”, señala.

Vive desde hace ocho meses en el barrio El Salado, ubicado en la Comuna 13. Cada mes paga 180.000 pesos por una pieza. De allí sale a trabajar de lunes a sábado a las 4:00 a.m. “Llego temprano acá a Parque Berrío y me quedo un rato, hasta las 7:15 que abren el Éxito de San Antonio. Ahí afuera estoy hasta las 11:30, después me voy para el andén del Camino Real; luego para Bolívar, el Parque Botero y vuelvo al Parque Berrío”, afirma. Los domingos los tiene destinados para lavar su ropa, cocinar, arreglar la pieza y ver televisión.

Lo mínimo que vende en un día son 6.000 pesos, aunque la cifra ha llegado incluso a triplicarse, solo que ha sido pocas veces. Trabaja hasta las cinco de la tarde y tras finalizar su jornada laboral, coge un bus y se dirige a su casa para descansar, pero primero organiza su chaza en la cual carga su mercancía, dos revistas, un periódico y una imagen de María Auxiliadora que se encontró hace poco en la calle y que ahora custodia sus pasos. En un costado de esta, cuelga una bolsa negra para echar la basura y en una de sus manos carga un termo con tinto.

Don Gabriel siente dolor en los hombros y en la espalda, fruto del peso que carga durante seis días a la semana, para aminorarlo utiliza agua con sal y una pomada caliente.

Él sabe que lo suyo es la construcción, por ahora, debe ganarse el sustento como vendedor ambulante. “Le pido a Dios que cuando me pensione me pueda quedar en la casa”, concluye.

 

___________

Fotografías: Valentina Arias Tamayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Natalia Rodríguez Giraldo
Periodista de la Universidad de Antioquia con interés en el arte, la cultura y el desarrollo social.