“¿Cuándo luchamos contra los problemas del país?”: Germán Camilo Hernández

Para Colombia los últimos años han sido cruciales, en especial por una escalada de corrupción sin precedentes, justo ad portas de las elecciones presidenciales.

 

Infórmate - Política

2018-01-29

“¿Cuándo luchamos contra los problemas del país?”: Germán Camilo Hernández

Millonarios actos de corrupción de una clase política tradicional descompuesta y de un sector empresarial poderoso que convive simultáneamente en complicidad, le dejan pérdidas al país, según cifras oficiales, de por lo menos 50 billones de pesos anuales. Entre los escándalos más sonados encontramos: ‘Reficar’, donde se causó un detrimento a la Nación de por lo menos 8.5 billones de pesos; los sobornos de ‘Odebrecht’; los ‘Panama Papers’ para evadir presuntamente impuestos, donde figuraban 1245 colombianos, entre ellos reconocidos periodistas, empresarios, funcionarios del Gobierno y políticos; incumplimientos de Electricaribe; contratos irregulares en La Guajira y la consecuente detención de los políticos que la han gobernado en los últimos años provenientes en su mayoría del partido político de Germán Vargas Lleras.

Con todo lo anterior parece que los colombianos no despiertan y se ven distanciados de las decisiones importantes del país, sobre todo los jóvenes, donde su participación en política es escasa. Sin embargo, aún hay pocos que lo hacen así sea remando contra la corriente. Dentro de ese pequeño grupo se encuentra Germán Camilo Hernández, un joven candidato a la Cámara por Bogotá que, en la siguiente, entrevista nos revela parte de su visión y análisis de la coyuntura del país. 

 

Alonso Rodríguez Pachón (ARP): ¿Cree que el país seguirá dormido ante esta preocupante situación?

Germán Camilo Hernández (GCH): Hay una desconexión entre el ciudadano y la política. Las personas ven a la política completamente ajena y alejada de sus necesidades y por eso hay un escepticismo generalizado. Sin embargo, considero que de cara a las próximas elecciones no sólo los políticos, los movimientos políticos y partidos políticos tienen un desafío grande, que es acercar nuevamente la política a la ciudadanía.

También creo que tal vez es la ciudadanía la que va a comenzar a acercarse a la política y a asumir un rol diferente para comenzar a transformar el Congreso de la República y las demás instituciones del Estado.  

ARP: Usted afirma que existe una desconexión entre el ciudadano y la política ¿Cuál puede ser la causa?

GCH: En la corrupción de nuestro país existen unas causas o efectos primarios que están inmersos en la cultura de nuestra sociedad; los congresistas y las instituciones son un reflejo de ello. Sin embargo, considero que, si bien no es lo único a lo que podamos atribuirle esa brecha de política versus ciudadanos, hay algo que sí tiene totalmente alejado al ciudadano de la política: es que está hecha a la medida de las élites. 

ARP: ¿Cuál cree que podría ser una solución?

GCH: La corrupción ha permeado las altas esferas del Estado y frente a eso justamente la ciudadanía se manifiesta. Hoy, por ejemplo, lo hace de una manera pasiva con respecto al sistema electoral, y lo hace no asistiendo a las votaciones, no acudiendo a las elecciones, abstrayéndose del ejercicio público y político. Considero que la ciudadanía es capaz de comenzar a ver en las elecciones, en su manifestación política en las calles, en los barrios y de cara las elecciones del 2018 la posibilidad de pensarse algo diferente.

ARP: Otro gran escándalo que ha sacudido al país es la corrupción en la Majestad de la Justicia. Si bien no ha sido el único, pareciera que es uno de los más graves ¿Es esta una verdadera crisis?

GCH: Es una crisis muy complicada. Cómo usted lo plantea, no es el único escándalo de la justicia en la historia del país; pero ésta, definitivamente, es una crisis sin precedentes. Pero lo que me parece importante resaltar, y parafraseando a Jaime Garzón, es que la solución a la crisis Nacional no puede venir y no va a venir de quienes la han provocado. Por eso hoy la ciudadanía tiene un papel fundamental y protagonista.   

ARP: ¿Los colombianos tienen desinterés en los problemas que los afectan?

GCH: Tienen desinterés no tanto en los problemas, sino en las formas de responder a esos problemas. Porque ellos entienden e identifican de manera clara cuáles son los problemas que los aquejan día a día. El tema de la salud, la educación, el transporte público, son algunos de ellos; pero frente a eso los ciudadanos toman decisiones que no son efectivas.

ARP: ¿Cómo sería entonces un verdadero interés en los problemas del país?

GCH: La unión de todos. De los sectores políticos, sociales y alternativos. A través de la conexión de la ciudadanía con el ejercicio político, más allá del ejercicio político a nivel barrial o local. Es importante que la gente se comprometa y entienda que sus decisiones públicas son fundamentales. 

ARP: ¿Por qué lo dice?

GCH: Un artículo de un medio de comunicación, aquí en Bogotá, decía hace poco que los ciudadanos están recurriendo a otros medios porque están cansados de Transmilenio.

Entonces, el Transmilenio no es la única opción de transporte que la administración les ofrece, no encuentran la solución en la política, no encuentran otra posibilidad y recurren a irse a pie o tomar bicicleta, que son los medios que por ellos mismos pueden generarse. Es lo que tienen al alcance y ahí no encuentran en la política o en la administración otra alternativa: la administración no les ofrece un servicio público de bicicletas, un tranvía, un metro decente sino un metro de juguete como el que hoy se están pensando, y por eso los ciudadanos tienen que autogestionarse, buscar por sí mismos la solución a sus problemas y comprenden la importancia de sus decisiones.

ARP: Usted decía que un verdadero interés alrededor de los problemas del país sería la unión de todos ¿Cómo esperar una unión si hoy, por ejemplo, candidatos presidenciales como Sergio Fajardo, Humberto de la Calle, Clara López, Carlos Caicedo y Gustavo Petro no logran ponerse de acuerdo? ¿Cómo sería esa unión?

GCH: La unión de un país no la hacen, necesariamente, candidatas o candidatos presidenciales. Tampoco la hacen los políticos tradicionales. Hay sectores como el Centro Democrático, Cambio Radical y Vargas Lleras a los que hoy les interesa más sus privilegios y el dinero que las necesidades reales de Colombia. Y ellos no son Colombia.

Creo que los problemas del país no los soluciona uno solo, lo solucionamos entre todos. Es una unión que debe priorizar al país y el momento que hoy vivimos, un momento que debe estar por encima de cualquier ego, la importancia de la vida, el respeto a la paz y la construcción entre todos de una paz completa. Por eso la unión también la hace la convergencia de ciudadanos reunidos alrededor de un problema que nos esté afectando y de banderas o intereses comunes que nos motiven a encontrar soluciones comunes.

ARP: ¿La anticorrupción sería esa bandera?

GCH: No es la única, pero sí una de las más importantes.

ARP: El sentido común le dice a uno que lo más normal sería que los colombianos, ante tantos escándalos, pasen de quejarse a actuar ¿Cuál cree que sería la mejor forma de hacerlo?

GCH: Existen muchas maneras de hacerlo. Por ejemplo, si empezamos en el hogar, educando a las generaciones que vienen. Otra forma, por ejemplo, es poniéndonos a prueba en el servicio público de transporte, lugar donde la sociedad confluye e interactúa; el ciudadano debe tomar conciencia sobre la importancia de tolerarnos entre sí y ponernos del mismo lado. De no ser así será difícil reclamar los derechos de una colectividad. Pero la manera más contundente de hacerlo sería marchando todos. Como lo han hecho en algunas regiones de Colombia ante la explotación minera.

ARP: Para finalizar ¿Cree que los colombianos despierten y reaccionen?

GCH: ¡Estoy convencido! Pero no es tanto como si lo creo o no, la verdadera pregunta es ¿cuándo luchamos contra los problemas del país?

 

( 1 ) Comentario

  1. Excelente, es hora de que los ciudadanos despertemos y asumamos la dirección de este país. Los jóvenes tienen en sus manos las fórmulas de renovación política que necesitamos. Eso sí jóvenes que no vienen de familias políticas enriquecidas y corruptas. Creo que este candidato, Germán Camilo Hernández puede ser ejemplo frente a otros políticos. Se lee bastante transparente y eso es lo que necesita el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alonso Rodríguez Pachón
Estudiante de Derecho. Educa, forma, escribe, lee, se equivoca, sobre todo critica y reflexiona, y en lo posible construye. La política: una actitud como "norma de conducta universal".